Sin inteligencia, la boda de la hija del Chapo Guzmán con la presencia de Ovidio pasó inadvertida para el gobierno

BODA DE HIJA DEL CHAPO 

Por Eleazar Flores

¿HAY INTELIGENCIA POLITICA?-. Para no ofender a nadie, emplear aquí el término de inteligencia política se refiere a investigación policiaca, no más, pero resulta que ni ésta existe en el gobierno de la cuarta transformación. Ignorar la boda de Alejandrina Guzmán en Culiacán lo dice todo. 

Esa confesión la hizo el propio presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia mañanera del pasado martes. Sus colaboradores del ramo deberían informarle de este hecho. 

CULIACANAZO-.En este asunto de la boda de Alejandrina Guzmán, hija de Archivaldo Guzmán Loera, El Chapo, se celebró en la catedral católica de Culiacán el pasado sábado primero de febrero, evento en el que también asistió uno de los hermanos de la desposada, Ovidio, que según se dice es solicitado por el gobierno de los Estados Unidos y por la justicia mexicana. 

Ovidio pasó del anonimato a la fama, cuando el 17 de octubre de 2019 fue aprehendido y después liberado por elementos de la Guardia Nacional, cuando ésta fue advertida del riesgo de seguir adelante con la captura de Ovidio, poniendo en riesgo la vida de muchos vecinos de las inmediaciones de Culiacán. La versión oficial es que se actuó con prudencia.

El gobierno cayó en muchas contradicciones a cargo de Alfonso Durazo así como de los titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional y del secretario de Marina. La opinión pública se fue con la declaración presidencial de privilegiar salvar la vida de gente inocente antes que seguir en lucha por capturar a un delincuente. Fue la primera muestra de falta de inteligencia. 

Para la boda del sábado pasado las crónicas dicen que fue un evento socio-religioso muy concurrido y que incluso la catedral fue cerrada para todo mundo que no estuviera en la lista de invitados especiales, además de presumir ostentación de guardaespaldas, vehículos de lujo y muchas cosas más. El o los ministros religiosos… bien gracias. 

Es increíble que el o los ministros de la jerarquía católica de Culiacán se presten a tantas y tantas cosas de parte del poder económico de los Guzmán. Con decirle que pasa a último término el costo que tuvo la ceremonia religiosa, con todos los adornos florales y una iluminación total de la vistosa catedral de Culiacán. 

Está bien la sinceridad del presidente López Obrador cuando confiesa no saber nada de la boda de la hija de El Chapo, pero no deberían estar ayunos de esa información los responsables de la información política quienes tendrían que alimentar al padre de la cuarta transformación, en forma oportuna, de lo más importante que pasa en el país. Y la boda era importante.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Sentencia de Marina del Pilar: Jaime Bonilla irá a la cárcel en 2024

A Marina del Pilar poco le importa la violencia en Baja California: sólo piensa en encarcelar a Javier Bonilla, quien a hizo gobernadora

El orden y el desafío

Está claro: los delincuentes no se arredran y, por el contrario, se envalentonan mientras el gobierno federal titubea