La militarización de la Guardia Nacional surgió de de una ocurrencia porque Durazo no podía formar policías

  • La militarización de la GN surgió de una ocurrencia
  • Durazo se vio lento, la Defensa asumió la iniciativa
  • La inconformidad castrense con riesgo de rebelión

Por JOSÉ UREÑA

Coinciden dos versiones de testigos:

Cuando se preparaba el relevo de gobierno, el entonces presidente electo reunía a su futuro gabinete de seguridad para tomar decisiones.

Bosquejaba, sin precisión sobre conformación y estructura, revivir aquello denominado Guardia Nacional desde 1846.

Sería el sucedáneo de la Policía Federal (PF), se dijo entonces, una corporación marcada por la corrupción, la ineficiencia y su enorme costo en el presupuesto.

Vino el debate de cuántos elementos se necesitarían y se invocaron números tanto de la Policía Federal Preventiva (PFP) de Ernesto Zedillo, hasta la PF de Gelipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Se hablaron de decenas de integrantes y la cifra más conveniente se estimó en unos 130 mil elementos para repartirse en más de 200 zonas.

Los estados más violentos -Michoacán, Guanajuato, Tamaulipas, Jalisco, Colima, Sinaloa- tendrían trato preferencial en el envío de efectivos.

El asunto concordaba con lo prometido en campaña y durante la transición.

OFERTA DEL SECRETARIO

Pero hubo un giro.

En una sesión el futuro mandatario preguntó a Alfonso Durazo, designado secretario de Seguridad Pública, nombre luego corregido Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, SSPC:

¿Cuántos policías puede capacitar con rapidez para integrar a la nueva policía?

-Unos cinco mil al mes -aventuró el ahora gobernador de Sonora.

Luego se dirigió al también nominado secretario de la Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval:

-¿Y usted, general?

-Puedo aportar 50 mil soldados de inmediato.

-¿Ya ves, Arturo? Esa es la solución: incorporar al Ejército a la Guardia Nacional para cubrir más territorio y ofrecer resultados inmediatos.

Así nació la militarización, hoy en jaque porque la oposición se resiste a avalarla en el Senado de la República y por eso su jefe del control político, Ricardo Monreal, negocia acuerdos.

El problema se centra en el artículo quinto transitorio aprobado por unanimidad a principios del sexenio para dedicar cinco años a formar cuerpos suficientes, con personal profesional y recursos garantizados.

Como nada se hizo por profesionalizar a las policías, ahora se pretende mantener al Ejército y a la Marina en las calles, plazas y campo mexicanos hasta el 2028.

El PRI del Senado no es el PRI aliado del gobierno en la Cámara de Diputados y Monreal está obligado a enderezar este entuerto en días.

El plazo legal apremia.

MOLESTIAS DEL EJÉRCITO

1.- El martes pasado dimos cuenta en este espacio de la creciente inconformidad en las filas castrenses por presentar a mandos del Ejército como victimarios de normalistas de Ayotzinapa.

Ayer el presidente abordó el tema, habló de intereses oscuros y actitudes perversas para repetir lo dicho por Adán Augusto López en el Senado: sólo cinco militares están señalados.

Pero la molestia crece y, como lo señalamos hace tres días, el tema puede pasar a rebelión por una investigación tan cuestionada y falta de garantías a la milicia en sus actividades.

Y 2.- mañana la panista Tere Jiménez relevará a Martín Orozco en la gubernatura de Aguascalientes.

Se encuentra con una sorpresa: el suicidio de Armando Rodríguez Domínguez, el reelecto presidente municipal de San José de Gracia.

Con los datos disponibles, no hay duda: el ex priísta y militante de Fuerza por México tomó esa determinación por problemas económicos.

Tere no se hace bolas y dejará el municipio a ese partido en vías de extinción.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Este es el sujeto al que le decomisaron 11 millones de pesos en cocaína en la CDMX (Fotos)

Alcaldesa de Acapulcó culpó a los ciudadanos michoacanos por la violencia

Explotan cajero de Banco Azteca en Valle de Chalco, ladrones se llevaron el dinero

Decomisan 11 millones de pesos en cocaína en la alcaldía Álvaro Obregón