Primera sorpresa de la Liguilla: Morelia elimina al León en su propia cancha

LEÓN, Gto.- La primera gran sorpresa de la Liguilla la dieron los Monarcas de Morelia. estuvieron a punto de dar la sorpresa.

Viajaron a esta ciudad del Bajío parea eliminar a los Esmeraldas del Leon, considerado el cuadro con el mejor futbol de Primera División.

Si el encuentro fue duro como lo indica el 1-2, más lo fue por el temple de uno y otro equipo.

Así se selló el marcador global 4-5, pero con mucha polémica.

Fue encuentro de hombría, de ventaja y conformismo para el local pero con una reacción de ensueño para cualquier cuadro que se dé a respetar.

Supo sobreponerse, inclusive, a una suspensión a afición gritaba “¡Puuutoooo!” al portero Sosaca cada vez que despejaba o intervenir.

La interrupción parecía jugar contra los visitantes, los cuales sin embargo subieron controlar el partido e inclusive estar frente a la portería visitante.

Cuando parecía echada la suerte, de manera inconcebible los michoacanos se echaron atrás y al minuto 98 sufrieron un gran susto.

Perdieron el balón, dejaron jugar al León, hubo un centro largo y pasado, cayeron dos jugadores -uno de cada equipo-, el balón entró de cabezazo y luego de revisar el VAR el árbitro decretó falta del guanajuatense.

Al minuto 51 Ismael Sosa corrió por la banda derecha, fingió centrar y, para sorpresa de su tocayo Sosa, el portero del Morelia, anotó para el 1-0 del León.

Al minuto 66 el Morelia empezó a soñar.

Desde la derecha, casi como zapatazo, Miguel Sandores se lanzó de palomita, cruzó el remate y de esa manera colocó el 1-1

Monarcas se lanzó al abordaje y cinco minutos después, al 71, hubo gol de Edison Flores: un zapatazo desde fuera del área que dio en el travesaño y se fue al fondo de la cueva de Cota.

Después de eso, polémica y se consumó el milagro.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Yo filtro, tú filtras, todos filtramos… y al país degradamos

El presidente López Obrador nos hunde en una degradación como país cuyo fondo no alcanzamos a ver

El pétalo de una rosa

Los absurdos del jefe del Ejecutivo, sus definiciones equivocadas y sus desplantes de arrogancia llenarían volúmenes enteros