No fue muerte causada por la vacuna experimental de AstraZeneca contra el Covid 19, sino un placebo

CIUDAD DE MÉXICO.- La muerte experimental fue por un placebo y no por la vacuna contra el Covid 19 que impulsan los laboratorios AstraZeneca y l Universidad de Oxford.

Al menos esa explicación dio el subsecretario Hugo López-Gatell, quien acotó:”lo que es importantísimo es no confundirlo con una señal de evidencia científica de que la vacuna puede ser adversa”. “

Eso solamente se sabe cuando se hacen los análisis estadísticos para comparar la probabilidad de que eso ocurra en personas que están en el estudio contra lo que se esperaría de cualquier otra persona.

“Y en particular de las dos ramas del estudio, hay unas personas que reciben la vacuna en evaluación y otras que reciben placebo, una sustancia inerte que teóricamente no tiene el efecto que va a tener la vacuna y es el punto de comparación”, detalló.

Destacó que en el ensayo clínico de AstraZeneca, el placebo no es solución salina, pues el laboratorio decidió compararlo con otra vacuna ya conocida, segura y eficaz contra el meningococo.

“En conclusión, esto puede ocurrir y ocurrirá en los ensayos clínicos de vacunas y es importante no saltar a una conclusión errónea, de que estos casos aislados significan una señal de que la vacuna pudiera ser insegura”, añadió.

Y subrayó que “efectivamente, en el ensayo de AstraZeneca que se conduce en Brasil se anunció que perdió la vida una persona y se ha comentado que recibió, no la vacuna en evaluación, sino el placebo, lo cual no hemos confirmado”.

Informó que ya tiene “una llamada pendiente con el doctor Alberto Hegewisch, director médico de AstraZeneca México”.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Muere Diana Negrete, la única sobreviviente de Jorge Negrete, El Charro Cantor

La Guardia Nacional y el INM sirven para maldita la cosa: ponen muro y dejan más a migrantes hacia EU

En Tulum acribillaron y mataron en el bar La Malquerida a la influencer Anjali Ryot y a su amiga Jennifer Henzold

Rechaza juzgado liberar las cuentas de José Luis Abarca, alcalde de Iguala que ordenó detener a normalistas de Ayotzinapa