López Obrador se lanza contra gobernadores, universidades y rectores porque gastan mucho

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno federal no es responsable ni de la falta de obra pública ni de los impuestos creados o aumentados por las entidades federativas para allegarse recursos.

El dinero se les entregó en tiempo y forma a todos los gobernadores, afirma Andrés Manuel López Obrador, quien evadió su responsabilidad en los siguientes términos:

-No se vale que los gobernadores le echen la culpa al gobierno federal, que por la austeridad nos e hacen las cosas y la falta de presupuesto que no les ha llegado.

Según él, todo está en regla.

El tabnasqueño se quejó durante su conferencia rutinaria en Palacio Nacional porque le echan la culpa incluso los mismos gobernadores que quieren subir impuestos.

Desmintió que asi sea, pues les reviró que el dinero les llegó en tiempo y forma, e incluso hay casos que hasta por adelantado se les han mandado los recursos.

Ejemplo de su dicho, abundó, es que hay entidades donde los mandatarios salientes dejaron las arcas en quiebra, como en Nayarit y Chihuahua, pero se les atiende de manera especial.

Un a vez más pidió a los gobernadores que apliquen la austeridad y dejar esos lujos de usar aviones particulares y helicópteros. Deben hacerlo para ajustar su presupuesto pues en esta austeridad no pueden seguir con esos lujos.

Asimismo les pidió que hay muchas formas de ajustar al presupuesto.

DISPENDIO EN UNIVERSIDADES

Toma vuelo y usó la ocasión para lanzarse contra los rectores e inclusive las universidades estatales:

“Aprovecho para decirles a las universidades que hay mucho gasto, pero a los maestros les pagan poco mientras que los de arriba les pagan mucho”.

Más aún:

-Las universidades públicas son gobernadas por caciques.

Ante la sorpresa de los periodistas e invitados de ocasión, a quienes dio una clse de periodismo:

“No me pidan que les de nombres, ese estrabajo de ustedes”.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

No hay Casa Blair para López Obrador: él se va a un hotel

La Casa Blair, sello de distinción de reyes y presidentes, estará vacía mientras AMLO irá a un hotel

Con E.U., el insuperable valor del olvido oportuno

Como Porfirio Díaz en 1883, López Obrador va a Estados Unidos con el sueñuelo de las inversiones