Las recientes evaluaciones educativas alarman por el bajo nivel de aprovechamiento y, lo peor, ni siquiera llegan los libros

                                            EDUCACIÓN, EN PICADA

Por Eleazar Flores

EN PLENOS EXÁMENES-. En la primera evaluación educativa del año y segunda del ciclo escolar 2022-2023 del Nivel Básico que comprende de preescolar a secundaria, los índices de aprovechamiento no preocupan, alarman a los docentes del país, pero sus superiores les han “sugerido” tranquilizarse y menos externar sus inquietudes ante los medios de comunicación.

El bajo rendimiento tiene una explicación lógica, los nuevos libros de texto ya “ideologizados”, como se los adelantó este espacio, no han llegado a todos los planteles del país, y no crea que solamente a las poblaciones alejadas, con decirle que en algunas comunidades del cercanísimo Valle de Toluca aun los están esperando, palabra, sobran pruebas.

No obstante que a finales del año pasado se difundió una INSTRUCCIÓN SUPERIOR de la Secretaría de Educación Pública, en el sentido de que volverían las calificaciones a los estudiantes, con el dígito mínimo de SEIS PUNTOS para aprobar a la niñez y a la juventud estudiosas, EN CORTO se sugiere a los docentes a ser COMPRENSIVOS al calificar, para evitar altos niveles de reprobación.

Esto no es todo, los docentes se han quedado esperando no solo los obligatorios libros de texto gratuito, también muchos otros de apoyo, esos que por instrucciones del responsable de editarlos, de nombre Marx Arriaga, ni siquiera tienen fecha de impresión. Esto no es cosa menor pues volviendo al lejano medio rural, en mucha escuelas públicas constituyen la única herramienta de apoyo didáctico, vuelven a quejarse algunas docentes.

Aclaración puntual justificada es el hecho de que sólo en las escuelas privadas, -apenas el diez por ciento del universo escolar nacional-, los dueños de los planteles sí están pidiendo a los padres de familia comprar esos textos de apoyo, así no sean los de la Secretaría de Educación Pública, pues lo que se busca es que los escolapios tengan esos materiales didácticos.

Lástima que sólo es en el diez por ciento de planteles e igual número de estudiantes, aproximadamente. Es la cruda y lastimosa realidad.

Sin textos ni material didáctico suficiente es imposible y hasta injusto pedir y menos exigir al magisterio nacional, sacar grupos con buenas calificaciones, por lo que seguramente verán en sus hijos-as o los de su vecino-a, algunas calificaciones con seis puntos de calificación, lo que deberá tomar con todas las reserva del caso, o de plano preguntar al maestro-a de grupo si eso es real.

En el aspecto educativo, como en el electoral, la cuarta transformación aplicó austeridad republicana y casi pobreza franciscana, pues en obras icónicas como el Tren Maya recursos sobran y sin tanta rendición de cuentas, pues hacerlo se detectan rápido manejos económicos irregulares como lo señala la Auditoría Superior de la Federación.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Rodrigo de 13 años acuchilló en nuca, cara y cabeza a su novia Alondra en Iztapalapa; la ataco más de 15 veces

El feminicida serial de Iztacalco, le regalo a una de sus víctimas el libro “El Perfume” ella estudiaba con el

Morena usa a la Santa Muerte para hacer campaña, denuncia Xóchitl Gálvez tras polémica foto

La Fiscalía de CDMX imputará a ocho funcionarios de Benito Juárez por perforación a la Línea 12 del Metro