Hospitales privados

¿Y LOS PÚBLICOS?-. El presidente Andrés Manuel López Obrador logra que los poderosos dueños de hospitales privados del país le tiendan la mano al gobierno para enfrentar y atender posibles demandas masivas de hospitalización por enfermos de coronavirus u otros males. 

Más bien será para enfermos de otros males menos los de coronavirus, se matizó en ese apoyo pedigüeño del padre de la cuarta transformación. Pedir ha sido la espacialidad del tabasqueño pues recuerde que recién iniciada su administración solicitó asesoría ¿honoraria? a los dueños de televisa y tv azteca, entre otros, sólo por citar uno de los muchos ejemplos registrados. 

El último fue la petición de López Obrador hecha al presidente Trump, -a cambio de quién sabe qué-, para disminuir de 400 a sólo en 100 mil barriles diarios la producción nacional de petróleo. Ya lo sabremos o sufriremos cuando el presidente norteamericano encaje el diente pues se ve difícil, casi imposible, que haya concedido algo gratuito en un asunto tan importante ante la OPEP. 

Pedir no es malo, menos en una contingencia como la actual y también para evidenciar la buena voluntad de mexicanos exitosos en el sector salud dispuestos a tender la mano, lo malo es que el sector salud público sigue dando mucho qué desear, al desatender reclamos elementales de médicos y enfermeras como cubre bocas, guantes y demás, en instituciones como ISSSTE e IMSS. 

Por esas inexplicables carencias que padece el personal médico y para-médico del sector público es que familiares de decenas de enfermos internos en estos nosocomios se lanzan y hasta agreden injustamente a los doctores y las sufridas enfermeras. En otros países hasta les aplauden 

Estos reclamos los debería explicar, -pues solucionarlos no está en sus manos-, el evasivo subsecretario de Salud López Gatell, cuya evidente influencia ante el padre de la cuarta transformación le permitiría ser escuchado y con la posibilidad de que el el tabasqueño crea que en verdad no vamos “re que te bien”, y menos en el área de salud. 

CÁRCELES-. Espero su comprensión para aceptar la insistencia que este espacio advirtió antes que nadie, cuidar la atención en hospitales cuyas carencias se padecen frente a los edificios por los sufridos familiares. La alerta que hoy se lanza es en los reclusorios, de alta y de mínima seguridad, las municipales donde llegan los “borrachitos” y pasan hasta dos o tres noches, sin la famosa “susana distancia” 

Ojalá y uno se eq1uivoque pero pronto estas cárceles serían focos de contagio del coronavirus pero también de muchas otras enfermedades. 

En un gobierno de reacción y no de acción tendremos que esperar. Ojalá y nos equivoquemos

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Fastos en el bicentenario de la Independencia y llamado presidencial a la paz y a la unión de todo el mundo

Jawy quería tener a Manelyk de sirvienta, le reclamaba por no tender la cama y por no saber qué había en la alacena

El PAN va a elecciones para seguir igual, anodino y sin oposición al régimen

PAN: la dicha inicua de simular democracia e ir elecciones para seguir sin ser oposición