El reto del PRI y de su presidente: reestructurar entre traiciones, conflictos con la nomenklatura y falta de cuadros

  • Alito: el reto de reestructurar al PRI entre traiciones
  • Entre cuadros sin honra y acecho de nomenklatura
  • T-MEC: más negociadores por los malos augurios de EU

El reto es monumental o tal vez imposible.

Han sido muchos años de desprecio para esperar resultados pronto.

Pero el Partido Revolucionario Institucional (PRI), o lo restos del desastre dejado por el gobierno de Enrique Peña Nieto, se programa para iniciar su reestructuración.

Vea usted:

Toda la administración pasada ese partido fue manoseado con dirigentes sin identidad, con políticas impuestas, con candidatos sin arraigo ni militancia.

Ejemplo máximo de tanto desatino fue José Antonio Meade, a cuya postulación siguieron deserciones significativas, abandono de la estructura y olvido de la ideología.

Cuando las voces discordantes pedían cambio de dirigente y elaboración de una estrategia, desde Los Pinos surgió la respuesta:

-Si algo sé es ganar elecciones.

No ganaron ni su candidato ni su partido -si de verdad lo siente propio- y los mandó a un oscuro tercer lugar en las elecciones de julio de 2018.

Y después, el partido como botín, las traiciones, las delaciones…

Ah, las delaciones…

TRAICIONES INTERNAS, CUADROS VIEJOS

Así surgieron las acusaciones contra Alejandro Moreno, Alito.

Mitad investigación vieja, mitad revancha de la vieja y marginada -y hasta automarginada porque varios integrantes tienen una militancia dudosa- nomenklatura priísta.

Por ahí se atizó la persecución contra Alito, quien se vio obligado a atender su asunto y hoy lo cree superado aunque…

Todo eso ha pasado hasta hoy, cuando ya el tiempo apremia.

Es necesario prepararse para los próximos comicios -el domingo próximo inician los procesos locales de Hidalgo y Coahuila- de 2020 pero sobre todo las elecciones intermedias de 2021.

Porque no hay presidentes en varios comités estatales y están encomendados a delegados con funciones adicionales.

Es el caso de la Ciudad de México, donde atiende asuntos el hidalguense Francisco Olvera y en enero iniciará el proceso interno para presidente.

Aquí va otro adelanto: el casi seguro es Israel Betanzos, identificado con Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, conocido como El Rey de la Basura.

Por el avance de los preparativos, puede darse otro elemento: no hay cuadros nuevos para presidir los comités directivos estatales.

Secuelas de un PRI desmantelado.

LAS URGENCIAS POR LA FIRMA DEL T-MEC

1.- La semana pasada informamos sobre los malos augurios llegados de Washington para la ratificación del T-MEC.

No hay condiciones para votarlo durante el presente año en el Capitolio, donde la lideresa Nancy Pelosi es obstáculo insalvable.

Y aunque la Casa Blanca y los republicanos se concentran en defender a Donald Trump de la eventual destitución, Estado Unidos estudia alternativas.

Por eso se dio la orden a varias dependencias de intervenir: al representante Jesús Seade, de la Secretaría de Comercio se han sumado otros altos funcionarios.

Quién sabe si lo consigan, pero tendrán mayor participación en las negociaciones los titulares de Hacienda, Arturo Herrera, y de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Y 2.- el alcalde juarense Armando Cabada ya inició su campaña por la gubernatura de Chihuahua con su Plataforma Colectiva Ciudadana.

Irá como independiente, aunque ya tiene ofertas de varios partidos para arropar su candidatura.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

AMLO divide a partidos… Dirigentes se quedarán solos

La operación de dividir a la oposición está en marcha con migajas de diplomacia y poder

Asiste el gobernador Carlos Joaquín al informe del presidente municipal de Cozumel

Juan Manuel Carreras creó la Procuraduría de la Defensa de las Personas Adultas Mayores