El Metro se desmorona con la 4T: suman tres accidentes graves durante la gestión de Claudia Sheinbaum

CIUDAD DE MÉXICO.- La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ha sumado su tercer accidente del Metro durante su administración, después de lo ocurrido en la estación Olivos de la Línea 12.

Apenas el 9 de enero, un incendio en un centro de control del Sistema de Transporte Colectivo (STC), ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc, paralizó seis líneas.

En aquel entonces, la suspensión temporal afectó a las líneas 1,2,3,4,5 y 6.

Derivado del incendio, el cual fue achacado a un corto circuito, una mujer policía, llamada María Guadalupe Torres Cornejo, falleció.

Sube a 24 la cifra de fallecidos por accidente en Línea 12
Entre las estaciones que más tardaron en reanudar su servicio se encontró la 2, la cual reanudó labores hasta el 8 de febrero.

Otro siniestro, en la era Sheinbaum, fue el ocurrido el pasado 11 de marzo de 2020 cuando dos trenes chocaron en la estación del Metro Tacubaya.

En esa ocasión, el saldo fue de una persona muerta y, al menos, 41 lesionadas.

El choque se adjudicó a una falla en el control de mandos y a un deslizamiento de uno de los convoys pero, también, a un error humano.

Alstom también se deslinda de lo sucedido en la Línea 12 del Metro
En aquel entonces hubo dos detenidos: Alan Omar “N”, conductor de uno de los trenes y María Maricela “S”, quien era reguladora del STC.

Ambos fueron vinculados a proceso por los delitos de lesiones culposas, homicidio y daño a propiedad ajena.

Sobre este último accidente (el de Olivos), la mandataria capitalina ha dicho que todos los días se le daba mantenimiento a la Línea 12 y achacó los hechos a una posible “falla estructural“.

Con información de 24 Horas

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Guelaguetza para todos los capitalinos: esta en Paseo de la Reforma y será llevada a Iztapalapa

Corcholatas con salud de cristal: las 4 contagiadas

Las corcholatas presidenciales tienen salud de cristal: todas han sido contagiadas de Covid

Y ahora, la ‘estatuafobia’