El consejero del INE, Ciro Murayama, niega que sea uno de los dueños de los Pumas de la UNAM ni formar parte del Cártel del Gol

CIUDAD DE MÉXICO.- Ciro Murayama consejero del Instituto Nacional Electoral (INE) negó ser uno de los dueños del club de futbol Pumas de la UNAM.

Esto, luego de que durante la mañanera de este viernes el periodista Amir Ibrahim señalará a Murayama Rendón es uno de los propietarios del equipo:

“La mayoría de los ciudadanos creemos que los Pumas son de la UNAM pero no, son del Club Universidad Nacional A.C. (…) uno de los dueños, aparece como socios en la parte de los Pumas es Ciro Murayama Rendón”.

Ante esto, el consejero electoral publicó en su cuenta de Twitter (@CiroMurayamaINE) que:

“Hoy en la mañanera se me acusa de ser uno de los dueños de Pumas. Falso”.

Y subrayó que es uno de los 450 miembros de la Asociación Civil -sin fines de lucro- de Pumas.

De ahí que no tome decisiones en el cuadro universitarios y menor recibir dinero por ello, sólo:

“Pago siete mil al año y recibió dos beltos para ir a la grada palomar en CU”.

Y subrayó que la asociación dueña de los felinos es “un acierto” porque así la Universidad Nacional Autónoma de México no gasta en jugadores profesionales y

“El dinero público de la UNAM va a la docencia, la investigación y la cultura”.

El comunicador se presentó este viernes en la conferencia matutina del Presidente para dar detalles del “Cártel del gol”, una presunta red de corrupción y evasión fiscal por parte de los dueños de los equipos mexicanos, en la que incluyó además de Ciro Murayama, a los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Con información de 24 Horas

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Santos Laguna dio un repaso al América en el primero tiempo, pero las Aguilas reaccionaron y empataron a 2 goles

Le echan el SAT a Rosario Robles para cobrarle multas que perdió la Sedatu… ¡al perseguirla!

La vida como rencilla; la arena del mundo

Regaño presidencial a la vieja usanza para Cuauhtémoc Cárdenas y Ricardo Monreal: ‘A mí no me retobe, muchachito’