El Chapo ablanda a la justicia estadounidense: le permiten ver a sus dos gemelas de ocho años en prisión de alta seguridad

CIUDAD DE MÉXICO.- La justicia estadounidense se ha hablando ante el capo Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

Le permitió recibir y saludar a sos dos hijas gemelas de ocho años en el penal de alta seguridad de Colorado, donde purga cadena perpetua.

El otrora poderoso jefe del Cártel de Sinaloa no había podido encontrarse con ellas desde su proceso judicial en la Corte Federal de Nueva York.

Hoy en ese lugar espera proceso el ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, para ser juzgado por el mismo togado que condenó de por vida a Guzmán Loera.

La revelación la hizo la abogada Mariel Colón, quien está al frente de la representación jurídica del hombre que se fugó dos veces de penales mexicanos, el de Puente Grande y el de Almoloya

Según la defensora, alguna vez las vio en Nueva York, sin precisar cuánto tiempo y en qué condiciones.

Simplemente dijo que fue un regalo de Navidad para el sinaloense.

Tampoco detalló los términos de este nuevo encuentro en un lugar aislado donde, se supone, es imposible fugarse y tiene las reglas más rígidas de la justicia de Estados Unidos.

NUEVA PELEA POR LA LIBERTAD

Lo que sí dijo la defensora es que el compadre de Ismael El Mayo Zambada se emocionó al saludarlas junto con su esposa Emma Coronel.

Esto le dio fuerza para pelear nuevamente por su libertad, objetivo no logrado a pesar de sus esfuerzos hechos tanto en México como en Estados Unidos.

Como sucede en estos casos, regularmente el diálogo se da con pared y rejas de por medio, con altavoces y vidrios blindados para evitar cualquier intento de rescate o de agresión.

Es decir, Joaquín Guzmán Loera no pudo saludarlas de mano, darles un beso y menos abrazarlas.

Ellas, a sus ocho años, son consideradas como el amor de su vida.

Precisamente la detención en Mazatlán, de cuyo internamiento se dio la fuga estilo cinematográfico de Alomoloya, se dio porque acudió a despedirse de ellas.

Pretendía luego internarse en la sierra de Badiraguato, donde vivía su madre Socorro Loera, y así lo declaró a los marinos que lo aprehendieron en su departamento mazatleco.

-¿Por qué viniste a la ciudad?

-Quería ver a mis niñas. Vine a verlas -relató en el avión que lo trasladó al altiplano para, por segunda vez, burlarse de los sistemas de los penales mexicanos.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Anuncian que cerrará por seis meses la Línea 1 del Metro de la CDMX en 2022

Restos hallados en Tlalpan serían de una mujer de 72 años con reporte por desaparición

Limpio mi cuarto, lavo platos y desempolvo: así es como un niño pide que lo adopte una familia

Aseguran un tigre de bengala tras cateo en domicilio de Sonora; también hallan armas, cartuchos y autos