Denuncias van y denuncias vienen, pero las carencias del sistema de salud no se satisfacen

SIGUEN LAS CARENCIAS 

Por Eleazar Flores

Y LA 4T, TAN CAMPANTE-. ¿Qué más grave tendrá que pasar para que los López, -Obrador y Gatell-, registren y sobre todo respondan positivamente a las innumerables quejas por escasez de equipo, insumos y medicamentos en hospitales sin, pero sobre todo con enfermos de coronavirus? 

Son secreto a voces las denuncias diarias que médicos, enfermeras-os y demás auxiliares del sector salud ventilan ante superiores y cuando ven que no les hacen van a los medios ¡qué bueno!. 

¿Y LOS VOCEROS?-. Tampoco es un secreto a voces que el presidente se “duerme temprano” según confesión propia hecha hace tiempo, lo que es entendible pues tiene que estar listo temprano para presidir sus mañaneras, sin embargo, se supone que sus apoyos de prensa deberían pasarle a primera hora su síntesis informativa, indispensable para cualquier político. 

Esa debería o debe ser tarea primigenia de sus múltiples voceros, los Ramírez, los San Juana y los Villamelones, perdón, Villamil, al frente de dependencias relacionadas con la generación, difusión y recopilación sistematizada de información para y desde el gobierno donde se consigna el clamor del sector salud que no encuentra eco y se sigue exponiendo ante enfermos del coronavirus 

LA ÚLTIMA-. Casi a diario y de todos puntos del país se registran fallas y falta de equipo pero la última perece más grave pues además de escasez de equipo, los “superiores” han dado instrucciones a otros colegas médicos a que desempeñen tareas ajenas a su especialidad, lo que , pone en riesgo a todos, enfermos y personal médico. 

Se trata del hospital general 130 del Instituto Mexicano del Seguro Social, donde además de carencia de equipo se pretende resolver escasez de médicos especialistas como internistas, urgenciólogos, infectólogos y demás. La indicación superior es que se cubran las vacantes de turno a como dé lugar. ¿y si me resisto? preguntó un doctor. 

Estos doctores como todos sus demás colegas-, son los más dispuestos pero “con equipo” pues vamos con enfermos de coronavirus, a lo que el superior administrativo pide “institucionalidad”, lo que da a entender que el personal disponible debe obedecer. 

Qué bueno que se vean actitudes positivas del público con mañanitas, aplausos y hasta fuegos artificiales para el sector salud cuando se anuncia la recuperación de un enfermo de coronavirus, pero “sería más gratificante que nuestras autoridades de salubridad nos dieran equipo consistente en mascarillas, cubre bocas, lentes clínicos y demás, esto sería mejor”, dice un doctor internista. 

Reconocido el grave y veloz problema de expansión infectológica en nuestro país, el sector salud de infantería aún espera una lúcida respuesta de sus superiores, aterrizable, no como lo que se dice en las mañaneras.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Triunfo para la ola verde: la Suprema Corte invalida la objeción de conciencia en los servicios de Salud

Una de las víctimas del ataque con bomba en Salamanca celebraba su cumpleaños minutos antes de morir (Video)

“No hay nada que ocultar sobre médicos cubanos en México”, responde Claudia Sheinbaum al panista Rementeria

Señala AMLO burocratismo en liberación de presos sin sentencia y detenidos injustamente