Decisiones de María Aramburuzabala evidencian mala relación con el Gobierno Federal

CIUDAD DE MÉXICO.- María Asunción Aramburuzabala la mujer más acaudalada de México y poseedora de la sexta fortuna más grande del país con 5 mil 630 millones de dólares, ha llevado a cabo varias acciones que denotan su mala relación con el actual Gobierno Federal.

Algunos ejemplos de lo anterior yacen en el retiro de sus inversiones, su enfoque hacia otros mercados e incluso, el paso de estafeta de sus negocios a su hijo Pablo Zapata Aramburuzabala.

La empresaria, ex accionista de Grupo Modelo, fue una de las principales afectadas con la llegada de la Cuarta Transformación al poder, debido a que sufrió la pérdida de múltiples contratos que otrora le habían sido otorgados durante las administraciones de los ex presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Algunas fuentes señalan que la llegada de Andrés Manuel López Obrador frenó de tajo una racha ganadora que inició años atrás para las empresas de Aramburuzabala; mismo caso a lo que le ocurrió a nivel local en la Ciudad de México con la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo.

No obstante, la propia Mariasun, como también se le conoce, en reiteradas ocasiones ha negó el conflicto, lo cual resulta contradictorio ante la partida de sus inversiones hacia destinos en Estados Unidos y la reciente venta de su empresa KIO Networks.

Se sabe, que entre los contratos que perdió María Aramburuzabala se encontraban algunos suscritos con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), Secretaría de Gobernación (SEGOB), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y Banco del Bienestar (Bansefi).

Cese a contratos y reducción en la deuda por cobrar

Una vez que Andrés Manuel López Obrador arribó a la presidencia de México, cesaron los contratos para las empresas de Mariasun, los cuales habían sido dados a manos llenas seis años atrás por Alejandra Lagunes desde la Coordinación de Estrategia Digital de la Presidencia, pero que con la llegada de Raymundo Artis Espriú se terminaron.

Además, se sabe que en la reunión que tuvo María Aramburuzabala con la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) Raquel Buenrostro, a la presidenta de Tresalia Capital e inmobiliaria Abilia no le fue nada bien; ya que, tuvo que aceptar un descuento muy grande sobre la deuda que tenía el gobierno con ella para poder cobrar.

De modo que, a pesar de mantener una buena relación con López Obrador, que se remontaba a los días del tabasqueño como jefe de gobierno de la CDMX, sus negocios y contratos con la administración federal se enfriaron.

En 2020, aún se le vio a Mariasun como parte de los invitados vip de la cúpula empresarial que acompañaron al presidente de México en una cena que ofreció el Gobierno Federal con motivo de la rifa que estaban promoviendo; sin embargo, ese mismo año alistó preparativos para suceder sus acciones de Grupo Modelo a su hijo y retirarse a atender sus negocios en el extranjero.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Otorgan el reconocimiento Freedom of de City of London al gobernador hidalguense Omar Fayad

Los celos de Luisa María Alcalde contra Marcelo Ebrard

Pedro Haces abre oficina de CATEM en Estados Unidos y desata celos de Luisa María Alcalde contra Marcelo Ebrard

La libertad y los méritos