Cuando acusaron a López Obrador de robarse un libro… a propósito del embajador de México en Argentina (Video)

CIUDAD DE MÉXICO.- Andrés Manuel López Obrador utilizó una anécdota personal para defender al embajador de México en Argentina, Ricardo Valero, por robarse un libro.

Esta mañana el tabasqueño pidió no cuestionar al diplomático porque, aseguró, ha tenido una carrera limpia en el servicio público y es una persona respetable.

Pese a ello, en el video se ve perfectamente cómo llega a la mejor librería de Buenos Aires, toma el volumen, lo envuelve en un periódico e intenta salir cuando sonaron las alarmas.

Por ello fue obligado a regresar ya pagarlo.

Según López Obrador, a él le pasó la misma acusación en Librerías Gandhi cuando era jefe de Gobierno electo del Distrito Federal y se citó en ese establecimiento para platicar en la cafetería.

Al llegar su amigo, al quien no identificó, le regaló un libro, platicaron, su comensal salió y él se disponía a abandonar el establecimiento cuando le pidieron que lo pagara.

Le pidieron la nota de pago, pero él se justificó con el argumento del regalo.

Dijo que se aclaró -no se sabe cómo: si cubrió el importe o demostró que fue cubierto por quien se lo obsequió-, pero a la semana siguiente regresó a la misma librería.

Se sorprendió porque el dueño de Gandhi -“creo que ya murió”- se disculpó y le obsequió una colección de Fernando Benítez sobre el valle de México, a cuya capital gobernaría de diciembre de 2000 a septiembre de 2005.

Abandonó el cargo para ser candidato a la Presidencia de la República, ser derrotado por el panista Felipe Calderón, mandar “¡al diablo sus instituciones!”, bloquear el corredor Zócalo Reforma y declararse “presidente legítimo de México” sin ninguna consecuencia legal.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Guelaguetza para todos los capitalinos: esta en Paseo de la Reforma y será llevada a Iztapalapa

Corcholatas con salud de cristal: las 4 contagiadas

Las corcholatas presidenciales tienen salud de cristal: todas han sido contagiadas de Covid

Y ahora, la ‘estatuafobia’