Bolivia ha incurrido en revisiones extrajudiciales y hasta de domicilios particulares, acusa el Senado mexicano

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la agresiva actitud de los nuevos jerarcas bolivianos, ayer se dio una condena enérgica por parte del senador Ricardo Monreal Ávila a las acciones emprendidas por las autoridades de Bolivia en contra de los representantes de México en ese país, como acoso e intimidación en la residencia oficial y la embajada mexicana.

Monreal Ávila, quien es líder de la mayoría parlamentaria de Morena y Presidente de la Junta de Coordinación Política, dijo que sin dejar de reconocer que los pueblos de Bolivia y México siempre han mantenido una relación de hermandad, recientemente las autoridades de ese país han aumentado las agresiones y las tensiones se han agravado.

Como mexicanos, eso no lo podemos permitir, mucho menos que se ofenda a nuestras autoridades legalmente constituidas y electas por la mayoría de los mexicanos.

El inusual asedio incluye revisiones extrajudiciales y vigilancia al personal hasta en sus domicilios particulares, denunció el Senador Monreal, al tiempo que expresó su pleno respaldo a las acciones de denuncia emprendidas por la Secretaría de Relaciones Exteriores ante la Corte Internacional de La Haya.

El Senador Ricardo Monreal, a través de su cuenta de Twitter también señaló: Tenemos claro que los insultos de personeros contra el presidente Andrés Manuel López Obrador no representan el sentir del pueblo de Bolivia.

Esas expresiones, dijo, representan “la postura de un grupo político que apuesta al golpe y a la fuerza, no a la democracia y al Estado de derecho. Es lamentable”.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Van más de 2 mil 200 médicos especialistas contratados por el IMSS, reporta Zoé Robledo

Arrojan desde auto cuerpo de hombre como si fuera basura sobre Calzada de Tlalpan

López Obrador defiende al priísta Alejandro Moreno y asegura que el cateo a su casa fue indigno

La justicia protege a la transnacional Iberdrola y suspende multa impuesta por la CRE por 467 millones de dólares