América se ve dominador ante un Guadalajara en formación: 2-4 en casa de las Chivas

GUADALAJARA, Jal.- En casa de Chivas, el América manda.

Las Águilas han tenido la oportunidad de llevarse una goleada histórica, pero con el poquito amor propio que le quedaba, el Guadalajara lo ha impedido. Pero lo que no ha podido evitar es la humillación. El cuadro de Coapa se metió a la cancha del estadio Akron para golear por 4-2 en el Clásico Nacional. 

El partido no tardó en inclinarse hacia el lado visitante. Se jugaba apenas el minuto uno, cuando Jonathan Rodríguez filtró por la izquierda para Diego Valdés. El chileno acomodó bien el cuerpo para rematar con pierna derecha. Buscó el ángulo más lejano. La pelota estremeció el travesaño y la primera importante del encuentro se le escapó a las Águilas.

Dominaba América. Era cosa de tiempo. Diego Valdés recibió por el centro y con gran inteligencia encontró al hueco. Tocó profundo, a la espalda de Alan Mozo, que quedó muy mal ubicado. Entró al espacio Jonathan Rodríguez. El uruguayo alcanzó por izquierda el esférico y se acomodó para impactar de primera, con parte interna del pie derecho. Puso la redonda en el poste más lejano. Golazo del Cabecita para el 1-0, al ‘15.

Guadalajara intentó reaccionar. Al ‘18, Álvaro Fidalgo rechazó mal en el área, le dejó la pelota a Roberto Alvarado. El Piojo soltó un zapatazo de zurda con dirección de gol. Luis Ángel Malagón voló espectacular para desviar a tiro de esquina. Cuatro minutos más tarde, Cristian Calderón desbordó por izquierda. Llegó a línea de fondo y lanzó el centro. En el área, Carlos Cisneros remató de cabeza. Aunque estaba en buena posición, llegó descompuesto y el balón se fue por un lado.

Luego, contragolpe letal. Jonathan Rodríguez condujo a toda velocidad, por el centro. Abre a la izquierda para Henry Martín, quien le devolvió de primera. Cabecita aprovecha muy bien que Jesús Gilberto Orozco Chiquete se entregó y quedó tendido en el césped. El uruguayo controló, queda solo frente al portero, se acomodó con tranquilidad y definió por abajo el 2-0, al ‘38. Chivas vivía una pesadilla, que el América estaba dispuesto a aprovechar.

Tres minutos más tarde, Jonathan Rodríguez entró al área por izquierda, puso la pelota atrás. Diego Valdés remató potente y tapó la defensa. El rebote quedó justo en la colocación de Leo Suárez, que prendió el esférico lleno de convicción, para enviarlo al fondo de las redes. Fue el tercero del América, que era amo y señor del Clásico Nacional. No tenía rival enfrente y estaba aniquilando al Rebaño Sagrado.

En el arranque de la segunda parte, un golpe más. El que humillaba. Desde la derecha, Emilio Lara lanzó un centro que botó dentro del área. Gilberto Sepúlveda se vio terrible en la marca. Henry Martín le ganó y de cabeza empujó al fondo. Al minuto 52, el 4-0 ya era memorable y daba la impresión de que aquello podría terminar en goleada histórica.

Tras su undécimo gol de la temporada, Henry Martín se lanzó sobre las redes del arco que acaba de vencer. Un nuevo homenaje a Cuauhtémoc Blanco… pero no el único. El delantero del América ya se retiraba rumbo al centro del campo, cuando Álvaro Fidalgo se acercó para decirle algo. Entonces, el atacante volvió hacia atrás.

Avanzó hasta colocarse sobre la línea de gol. Se hincó sobre el césped y levantó una pierna. Imitó así el movimiento de un perrito al orinar, algo que también hizo el de Tepito en su momento. La celebración fue ampliamente aplaudida por los aficionados azulcremas. Le costó la tarjeta amarilla, pero dejó un momento para la historia.  

Chivas no existía en el campo. No se veía por donde pudiera despertar. Tuvo que ser con un autogol… Desde la derecha, Alan Mozo mandó un servicio que Roberto Alvarado no pudo rematar. La bola botó en el pasto y Emilio Lara se cruzó. De cabeza, empujó al fondo de su propio arco. Al ‘61, llegó el 4-1 que daba al Guadalajara algo de dignidad en el marcador

Alexis Vega había entrado de cambio para comenzar la segunda parte. Era su reaparición tras dos meses en recuperación por una lesión de rodilla. Dentro del campo, se mostraba impetuoso. El resto del equipo se sumó a ese esfuerzo y fue al frente en busca de evitar una mayor humillación en el Clásico Nacional, que tenía hasta entonces a un solo club en la cancha.

Al minuto 71, Roberto Alvarado controló dentro del área. De zurda, lanzó un servicio pasado. Daniel Ríos ganó por arriba y de cabeza puso la pelota en el centro. Sergio Flores apareció con el testarazo que mandó el esférico al fondo. El 4-2 del Rebaño Sagrado fue analizado en el VAR. El árbitro determinó darlo por válido. 

Chivas tenía tiempo por delante, pero no pudo. América quizá pudo tener mayor ambición para darle a la goleada tintes históricos. Pero la labor ya estaba hecha. El silbatazo final sentenció el triunfo de las Águilas en el Clásico Nacional. El duelo por el orgullo tuvo un dueño y lo hizo de visita en una casa que se le da: en 15 partidos, 8 triunfos, cuatro empates y solamente tres derrotas. 

Por si fuera poco, el Guadalajara sufrió tras el silbatazo final la expulsión de Víctor Guzmán, por reclamos hacia el árbitro. El Pocho se perderá el Clásico Tapatío. Tras la humillante derrota, el Rebaño Sagrado se quedó con con 21 puntos en la quinta posición de la tabla. América, por su parte, es ahora segundo de la clasificación, con 23 unidades.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Rescatan a Caballos Lesionados por Incendios en Selva Lacandona,

Portugal vence 3-0 a Turquía y avanza sin problemas a la siguiente fase de la Euro 2024

Lando Norris se lleva la pole position del Gran Premio de España; Checo Pérez arranca desde el lugar 11

Confirma Fiscalía de Guerrero asesinato del alcalde de Malinaltepec