¿Y si el Covid-19 nos resulta daltónico?

Mañana, cuando en el cumplimiento de contradicciones entre los discursos económico, político y sanitario más amplios jamás vistos, se conmemore en los templos la fiesta de San Bernardo de Menthon, patrono de montañeros y alpinistas, cuya simbólica coincidencia nos previene de cómo es más difícil bajar una cumbre, sin importar lo arduo del ascenso, vamos a ver quién de todos los “expertos” semaforistas ha tenido la razón.

La cifra más reciente de difuntos ascendió a casi 17 mil. Esas muertes se acumularon prácticamente en dos meses y medio. La curva de ascenso parece el despegue de un cohete a la Luna. Pero hay quien tiene ansia de salir para visitar la fonda, según nos ha dicho.

El orográfico señor subsecretario Hugo López-Gatell, quien nos ha descrito tantas veces “el pico” de la curva remisa, como para perfilar la silueta no de un monte sino de una cordillera; actúa como las novias de pueblo cuando el galán les pide “aquellito”: si pero no.

Apenas el viernes anterior nos decía:

“…Recordemos que disminuir la epidemia, mitigar la epidemia, aplanar nuestras curvan ha sido gracias a que la gente, a que la sociedad ha respondido positivamente a la disminución de la movilidad y al quédate en casa…”

Hoy, salte de casa.

Sus reportes, cálculos, estimaciones, proyecciones, ejercicios matemáticos con aroma de cannabis, advertencias y resignaciones (llegaremos a sesenta mil muertos en octubre), cuando venga la segunda ola del virus, chocan en muchas ocasiones con las de gobernadores estatales, incluida la señora Claudia Sheinbaum quien está dispuesta a obedecer la corriente en favor del descenso, a pesar de su recurso anunciado de retornar a los espacios cerrados si el experimento no funciona.

Pero hoy la luz del sol calentará las bardas en fondas donde ya habrá caldo, porque hay quien nos ha dicho desde hace unos días, salgan y vayan a los parques, rompan el confinamiento, pero con las previsiones, precauciones y cuidados del retiro, lo cual es una maravilla de discurso encontrado porque si la principal precaución es no moverse, cómo se mueve alguien guardando la precaución.

El alpinista sabe cuál es su riesgo mayor: descender de la cumbre. El buzo, por el contrario, puede morir si asciende demasiado aprisa. Pero al parecer la urgencia, la prisa, la quemazón de las habas, el fingimiento de una normalidad para recuperar puntos perdidos ahora cuando ya todo se tiñe de importancia electoral, supera el lenguaje de la prudencia.

Sin embargo quizá no haya vuelta atrás: los muertos seguirán cayendo y la vida con bozal o cubre bocas, será parte de la nueva realidad. Nos acostumbraremos a una intimidad sin intimidad, a una cercanía sin tacto, a una distancia aburrida y soporífera en restaurantes medio vacíos o medio llenos, como se quiera decir y a una resignación de lotería: si me toca, pues ya me tocaba.

Y así, desde el elevado podio del Salón Tesorería del Palacio Nacional, el señor subsecretario nos resume sus acuerdos y conversaciones con los señores gobernadores y las señoras gobernantas:

“Producto de estas reflexiones técnicas con los gobiernos estatales, incorporamos sugerencias de los gobiernos estatales (sic) y arribamos al semáforo que en este momento estamos presentando y que será el que aplique a partir del próximo lunes y hasta el domingo próximo, del 15 al 22.

“Ahora, yo hago la pregunta cómo la harían ustedes:

–‘¿Están peleados con los gobernadores?, ¿hay una contraposición?, algunos gobernadores dicen que no acatarán ni se someterán a las disposiciones federales’

“La ley es la ley y el sentido común, cuando (hay) un asunto de interés público, de interés del Estado nacional, pues desde luego es una de las virtudes relevantes. Nadie quiere pelearse porque no se trata de pelearse, se trata de trabajar para 128 millones de mexicanas y mexicanos

“…A todas y todos nos interesa proteger la salud, proteger la vida, promover el bienestar social y económico. Dudo que haya alguien que esté con un objetivo contrario, espero por lo menos (o como dijo Peña, ningún presidente inicia el día pensando cómo le hace para joder a México, ¿verdad?)…”

Pero ya todos esos análisis resultan ociosos a los ojos de la nueva circunstancia: el semáforo ha cambiado de color y nuestra única esperanza es la capacidad visual del virus porque si don Covi nos resulta daltónico, pues entonces no distinguirá el rojo del naranja ni este del verde, muchos menos el estrepitoso llamado del amarillo.

Hoy ya circulan los autos con calcomanía doble Cero y funcionan todas las estaciones del Metro. Quizá para esta mañana ya hayan desaparecido los estorbosos carriles para ciclistas.

Por la noche, cuando ya sean pardos todos los gatos, revisará el Supremo Gobierno los datos –quizá actualizados—de la contabilidad mortuoria y sabremos con cuantas personas menos vamos a vivir alentados y organizados por nuestras infalibles autoridades, cuyos designios no están para discutirse sino para cumplirlos al pie de la letra, no importa si volvemos loco al “catcher” con el cambio de pichada.

“…Nos ha llevado tiempo pero ahí vamos, bajando. En el Valle de México la gráfica de ayer demuestra que hay una disminución de casos nuevos de infectados y así en otros estados. (…) Vamos saliendo poco a poco. Tenemos menos días de pandemia que los países europeos, incluso que Estados Unidos. Nos falta todavía un tiempo pero ya el comportamiento es favorable”, explicó el señor presidente antes de abrir las compuertas.

Pero mientras el fecundo optimismo oficial nos marca la pauta, veo una noticia  maravillosa, especialmente para quienes tienen la manía de compararnos con otros países. He revisado notas en la red para saber si en alguna parte del remoto corazón africano, o en Asia o en algún otro lugar ha ocurrido algo tan estimulante para la noción civilizatoria de nuestro pueblo, entidad a la cual se le atribuyen dones y dotes jamás conocidos.

“ (AnPo).- Un grupo de personas del municipio Las Rosas, en Chiapas, realizó destrozos en el hospital básico comunitario de la localidad, quemaron una ambulancia, rompieron cristales y puertas, se llevaron parte del mobiliario y agredieron a trabajadores.

“Algunos habitantes del municipio se inconformaron al saber que Protección Civil y la Secretaría de Salud realizarían labores de fumigación en los barrios y porque un hombre falleció presuntamente por COVID-19, por lo que los médicos pidieron a la familia que no velaran el cuerpo y procedieran a inhumarlo inmediatamente.

“De acuerdo con el diario el Imparcial, esto molestó a la familia y fue entonces que pidió apoyo a habitantes del lugar, quienes recorrieron las calles con palos y varillas, para luego concentrarse en la plaza central…”

Es hermoso el pueblo bueno, siempre dispuesto a la solidaridad, a la bondad  en pleno ejercicio de la sabiduría colectiva. Años para lograr una clínica, una ambulancia en medio de la pobreza y de pronto, supersticiosos, incultos y fanáticos, todo lo destrozan, todo lo destruyen. Es un honor.

No he sabido de tales barbaridades (viene  de barbarie), en otro lugar del mundo.

Como escribió Joseph Conrad en “El corazón de las tinieblas”:

“… esto último fue como si me hubieran transportado fatalmente a una región sin luz poblada de sutiles horrores, donde el salvajismo puro y sencillo era un alivio, toda vez que se trataba de algo que tenía derecho a existir –como era evidente— a plena luz del día…”

PARLAMENTO

Un borracho insultó a mentadas de madre a los parroquianos en una taberna. Cuando el más corpulento de ellos le reclamó y le mostró los puños  furiosos, el “catarrín” se defendió:

–No, si yo propuse someterlo al parlamento abierto…

Ese recurso de tirar las piedras y luego simular su cosecha, es la célebre fórmula conocida como “Táctica Monreal”.  Y en otros casos, “Método Morena”.

Pero poco a poco se van sembrando amagos, amenazas, fintas, para ir en la única dirección conveniente para el movimiento y su permanencia en el poder: el avasallamiento, la confiscación, el despojo, el abuso. Y en eso, son magistrales.

–0–

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Cuando la soberanía se dobla

Ni cómo cuestionar al ex secretario de Estados Unidos: los hechos son insobornables e hijos de la realidad

Para el gobierno el rescate de la Ciudad de México se ensayará en Edomex

El plan del gobierno para rescatar la Ciudad de México pasa sobre el triunfo de Morena en la elección de Edomex