VIENE LO PEOR-.No obstante las cuentas alegres que se dan tras la versión 2019 de la feria del turismo, en Acapulco, lo cierto es que a nivel internacional México queda rezagado, prueba de ello es bajar del quinto lugar de país más visitado al séptimo que hoy ocupa.

Ingenua sinceridad o como quiera llamarle, pero las declaraciones de pedir “paciencia” para terminar el plan de trabajo como lo dijo ayer el secretario de Turismo Miguel Torruco Márquez, y que podrán pasar cincuenta o cien días más para concluirlo, dejan mal parada a la cuarta transformación cuyo rendimiento deja que desear en ésta y más áreas

GABINETE ANTICIPADO-. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido el primero en ir dando a conocer a los miembros de su gabinete tan pronto supo de su triunfo, incluso en plena campaña se empezaron a ventilar muchos nombres para distintas carteras, siendo los más sonados los de Marcelo Ebrard, Olga Sánchez y el propio Miguel Torruco.

Si desde antes tuvieron la información de ya saben quién para asumir una responsabilidad en el próximo gabinete, los involucrados debieron empezar a trabajar con la finalidad de que del primero de diciembre de 2018 iniciaran con el pie derecho el inicio de sus funciones pero por lo visto y oído no fue así en todos los casos.

“Tenemos 131 días de gobierno, denos chance siquiera otros cincuenta o cien días más para terminar nuestra estrategia” pidió Miguel Torruco al hacer un balance de la feria de turismo en Acapulco, evento en el que reconoció que el cierre del Consejo de Promoción Turística afectó de alguna manera sus tareas, pero prometió dar tiros de precisión, no al aire” en busca de mejoras.

Pedir cincuenta o cien días más para terminar el plan con nuevas estrategias en el plan turístic obliga a la pregunta ¿qué ha hecho en los primeros cien días del actual gobierno?. Ahora se explica el motivo de la baja de nuestro país del quinto al séptimo lugar, tarea que acéptese o no, fue obra atinada de su antecesor Enrique de la Madrid Cordero.

Por cuestiones profesionales, uno se enteraba que De la Madrid Cordero difícilmente ponía pie en su oficina, se le localizaba, -hasta para entrevistas-, en países del continente o del viejo mundo, promoviendo a nuestro país. Escalar cinco o seis lugares en sólo un sexenio no fue obra de la casualidad, ahora se valora ese esfuerzo.

Catalogado como uno de los funcionarios fifí del actual gobierno, -por su nivel de vida y muchos factores más-, de Torruco se esperaba más de lo que ha dado hasta la fecha.