¿RENUNCIARÁN MÁS?-. Conocidos pocos de los muchos pormenores sucedidos antes, durante y después de la renuncia de Carlos Urzúa a la secretaría de Hacienda, se llega a una conclusión ratificada por el presidente de la república: se hacen las cosas como dice o…fuera.

Esto por las diferencias de Urzúa ante la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo, que según el mandatario la hizo como si fuera autoría de José Antonio Meade o Agustín Cartens.

A inicios de año, cuando al padre de la cuarta transformación le cuestionaron una y muchas veces el o los motivos para hacer cambios que ocasionaban desaceleración económica, el presidente respondió literalmente “yo no voy a estar como florero, de adorno”, dejando claro que en su gobierno las cosas se harían como él lo proponía.

Ahora que trascendieron algunos detalles de la renuncia, hay cosas que vale recordar y que seguramente no estarán en los nuevos libros de texto gratuitos de la cuarta transformación como conflicto de intereses, arribo a Hacienda de funcionarios desconocedores de las tareas a desempeñar y …mejor me quedo con la sincera felicitación que la hija dio a su padre al conocer su renuncia “por tu congruencia”. A mi juicio es el mayor reconocimiento para Urzúa.

MOTIVOS SEMEJANTES-.Por razones similares vino hace más de un mes, la renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, quien en una fundada y extensa carta, -a diferencia de la de Urzúa que fue breve y sustanciosa-, explica los motivos sobrados para dejar el cargo.

Esos motivos eran muchos pero resaltan la escasez de medicinas, la designación de funcionarios desconocedores de las tareas del IMSS, tanto en oficinas centrales como en las delegaciones que se ubican principalmente en las capitales de las entidades del país. Urzúa y Martínez Cázares son famosos renunciados pero ha habido otras como la de quien paró un vuelo para esperarla.

Las renuncias, -que antes era difícil presentarlas a un presidente, salvo Reyes Heroles en la era priista-, evidencian que los secretarios del gabinete de la cuarta transformación sí están de adorno pues los idos del IMSS y Hacienda no pudieron mandar ni en las parcelas que les dejaron como responsabilidad primigenia.

Quienes si mantienen sus trabajos son aquellos funcionarios que se han caracterizado por provocar problemas en sus áreas de influencia. Ejemplos sobran pero no se pueden ignorar por el impacto mediático negativo, los casos de la Secretaría de Cultura, de la CONADE donde despacha la humilde “académica” de la lengua Ana Gabriela Guevara y NOTIMEX de San Juana Martínez