TEPECOACUILCO, Gro.- La desesperación de los campesinos es mayúscula.

De nada han servido los discursos oficiales y las promesas de Andrés Manuel López Obrador de regularizar en la primera quincena de julio la entrega de insumos agrícolas para sus siembras y sus cosechas.

Están inconformes con el retraso en la distribución a pesar de haberse creado un organismo supuestamente especializado para asegurar este reparto y dirigido por Ignacio Ovalle Fernández, quien con José López Portillo fue director del Instituto Nacional Indigenista (INI).

Por ello hoy numerosos productores de varias comunidades de este municipio tomaron las bodegas de la empresa Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), que están en el casino de Mayanalán, en protesta por la falta de fertilizante.

A las 9 horas, los campesinos inconformes de Mayanalán, Santa Cruz, Tetelilla y Rincón Chiquito, denunciaron que los responsables de la entrega del abono nunca dieron a conocer la lista de beneficiaros y aseguraron que aún faltan muchos agricultores por recibir el insumo.

La toma de la bodega fue con la finalidad de evitar que Segalmex sacara el fertilizante y se lo llevara a otro lugar para su repartición.

Más tarde, aproximadamente a las 10:30 horas, los agricultores decidieron abrir la bodega y repartirse el fertilizante.

Hasta las 12:45 horas las comunidades que se llevaron fertilizante fueron Mayanalán y Rincón Chiquito. Faltaba la comunidad de Santa Cruz, la cual lo recogería en el transcurso del día.