Protestan morenistas contra la imposición en Tlaxcala al grito de ‘¡Morena sí, Lorena no!’

TLAXCALA, Tlax- Alrededor de 100 militantes de Morena, se manifestaron en contra de la elección de Lorena Cuéllar Cisneros como la precandidata del partido a la gubernatura del estado, acusando al dirigente, Mario Delgado Carrillo, de imponerla «a costa de la voluntad de la militancia»

Al grito de «Morena sí, Lorena no», los inconformes exigieron al Comité Ejecutivo Nacional (CEN), se transparente la metodología de la encuesta y se dé a conocer el nombre de la o las casas encuestadoras que fueron contratadas para realizar el estudio demoscópico.

Asimismo, señalaron que la dirigencia nacional no fue respetuosa de los estatutos ni de los tiempos marcados en la convocatoria emitida el pasado 5 de diciembre, pues en un lapso de 10 días se dieron a conocer los resultados de un proceso que aseguran, tuvo que durar un mes.

“Categóricamente desconocemos el espurio proceso interno que pretende imponer como nuestra candidata de Morena a una mujer de mala reputación, presuntamente delincuente, bajo el falso argumento de que es quien tiene el apoyo de las mayorías de nuestro partido”.

En ese sentido, exhortaron al dirigente Delgado Carrillo, «reponga» el proceso a fin de que sea «completamente transparente y legal».

Finalmente, dejaron en claro que en caso de que la dirigencia nacional del partido no escuché la exigencia de la militancia para volver a repetir el proceso de elección, tomarán otro tipo de medidas para elegir a un representante de manera legal.

«Bajo ninguna circunstancia permitiremos que se consolide está imposición, advertimos que con Tlaxcala no se juega, no vamos a permitir está burla disfrazada de proceso interno.

Morena no será juguete de nadie», apuntaron al agregar “no es posible que solamente nos den atole con el dedo”.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Tigres es mucho equipo, pero Atlético San Luis son guerreros y sacan empate de último minuto

El auditor David Colmenares está sentenciado por el presidente

El auditor superior David Colmenares ya está sentenciado desde Palacio Nacional

La historia del ridículo en México no tiene límites