¿Preparados vs. Covit-19?

OJALÁ FUERA CIERTO-. Nada daría más satisfacción que fuera cierta la declaración oficial de que México está preparado para enfrentar el Coronavirus, pero no vaya a resultar como la promesa de que se atiende al cien por ciento a los enfermos contra el cáncer como lo pregona ya sabe quién.

Del secretario de Salud Jorge Carlos Alcocer Varela mejor ni hablar, pues va a las mañaneras como auténtico florero ya que en su lugar habla su subsecretario Hugo López-Gatell.

Ahora si vale el clamor de que Dios nos agarre confesados si es que por desgracia se llegase a presentar un caso de Coronavirus en nuestro país, -y la posibilidad es latente por desgracia-, dando por descontado de que lo que surgiría, de inmediato sería el pánico en zonas cercanas al lugar del fenómeno, vendría el aislamiento de enfermo-a, o en plural, y ni lo digo lo siguiente.

SECRETARÍA DE SALUD-.Si hay alguna dependencia federal omnipresente en todo el territorio nacional es justamente la Secretaría de Salud, desde que se llamaba Secretaría de Salubridad y Asistencia, con sede en el entonces Distrito Federal, y en las capitales de las 31 entidades federativas por medio de los llamados Servicios Coordinados de Salud.

Las oficinas de estos Servicios Coordinados eran los responsables, en primera instancia, del funcionamiento y operatividad de los hospitales públicos, que sin desconocer excepciones, en general gozaban de buena fama pública, consecuencia del eficiente desempeño de médicos y enfermeras, pero también del indispensable personal administrativo.

Esos mismos hospitales públicos, de la capital de la república y las que funcionan en el interior del país, que un día sí y al siguiente también, se denuncian por pacientes con enfermedades terminales como cáncer de mama en mujeres y también en menores de edad cuyos padres o madres de familia, imploran con lágrimas en los ojos que les surtan sus medicamentos.

Este panorama del que a diario nos enteramos pero que decenas de enfermos y familiares padecen, son los que nos ponen dubitativos ante la presunción de los funcionarios de salud de la cuarta transformación en el sentido de que están preparados para enfrentar un mal del tamaño del coronavirus. Ahora que la autoridad sanitaria tiene todo para desmentir y tranquilizarnos.

Recordando el inicio de esta entrega, ojalá el gobierno y especialmente todo el relacionado al sector salud, tanto de la ciudad de México como del interior de todo la república, esté preparado para enfrentar y atender de inmediato la mínima sospecha de alguna persona con síntomas del coronavirirus pues de lo contrario, invoque a quienes su religión le dicte, pero no se cruce de brazos.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

AMLO apuesta su resto: control total del Ejército sobre la Guardia Nacional

López Obrador apuesta su resto: la conversión de la Guardia Nacional en otro cuerpo del Ejército

Cuando no llueve, llovizna

A falta de solución a los problemas, en Palacio Nacional se recurre a la evasión y al bullanguero Chico Che