No podemos ir hacia una guerra de sexos porque sería escorarnos al extremo

¿QUÉ SIGUE?… COMPLEMENTARSE 

COMPLEMENTARSE-. De la charla con el religioso, la universitaria, el docente y la ama de casa acerca de la “madre de todas las marchas”, tuvieron una conclusión que para variar tuvo otro DENOMINADOR COMÚN, “lo ideal es completarse hombre y mujer, nadie debe ser o sentirse más, ni menos que su pareja”. Desahogando pendientes del tema, le prometo cambios desde ya. 

IGLESIA-. Todas las religiones del mundo con sus ópticas propias promueven la sana convivencia entre el hombre y la mujer, y ésta debería ser el principio de todo lo que siga, que puede ser buscar una mejor preparación, responsabilidad compartida tanto en el sostenimiento del hogar como el relacionado a la formación de los hijos. La apertura de criterios en el tema es lo ideal. 

Lo que debe evitarse de inmediato es caer en la guerra de sexos, sería irse al otro extremo. 

UNIVERSITARIA-. La mujer de carrera universitaria advierte el peligro de que después de lo del domingo y ayer con “EL NUEVE NADIE SE MUEVE” todo se olvide, pues las tres instancias de gobierno deberían ponerse las pilas para tomar nota y agilizar todo lo que a procuración de justicia, a todos pero principalmente a las mujeres, se agilicen y vacunen contra la corrupción. 

Que no se oiga en los medios en que se integran “carpetas de investigación” y viene el olvido. 

DOCENTE-.Para quien ha dedicado décadas de su vida no solo a transmitir conocimientos sino sobre todo a inculcar principios a niños-as, adolescentes y jóvenes, hay dos lamentaciones. La primera, evitar la reprobación de alumnos que no aprenden y la segunda, que los Derechos Humanos no solo protejan padres y alumnos cuando se les exige responsabilidad. 

No es regla general pero son padres de alumnos incumplidos quienes denuncian presuntos abusos del magisterio y buscan la protección de los Derechos Humanos. El docente queda indefenso. 

AMA DE CASA-. Exitosa formadora de padres, hijos y nietos “que todos han cooperado en sacarme estas canas”, dice con una sonrisa, que su esposo ha sido pieza fundamental en la cohesión familiar, en ocasiones no sin desacuerdos iniciales entre ambos, pero anteponiendo el hogar y todo lo demás, aceptamos medidas disciplinarias, apoyos, desapoyos…y salimos adelante. 

Advierte la septuagenaria ama de casa, -con hijos, hijas, nietos-as y demás-, que en ambos sexos debe privilegiarse la madurez que no siempre va de la mano de la preparación académica pues “yo por ejemplo he recibido lecciones de vida de personas que me apoyan en el hogar”. 

Como verá, y reiterándole cambio de tema a partir de mañana, estar en paz con uno mismo permite estar en paz con los demás.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Corcholatas: parto de los montes en noviembre

Plan de Palacio Nacional: candidato presidencial en noviembre y más corcholatas para dar idea de competencia

Conmigo o contra mí, Cuauhtémoc

Cárdenas sobre AMLO y el PRD: ‘Sólo podría decir que el partido se encontraba secuestrado por los intereses de éste y absolutamente alineado con él’