CIUDAD DE MÉXICO.- A partir de julio ningún asegurado podrá ser desalojado por deber su crédito o haber retrasado sus pagos al Instituto del Fondo Nacional de Vivienda de los Trabajadores (Infonavit).

Con esta instrucción del gobierno al organismo también se termina con el trafique de carteras vencidas, a cuyo amparo muchos despachos de abogados y notarios hicieron fortunas.

En estas operaciones estaban coordinados tanto funcionarios del Instituto como litigantes y a través de “chicanadas” desahuciaban a miles de familias y despojaban a la gente de sus bienes.

La “sugerencia” presidencial fue atendida por el Consejo Técnico del Infonavit y debe sentar reales durante el sexenio, aunque no se especifica cómo se hará valer el pago de esos créditos.

De no cubrirse, vendría una descapitalización y afectaría a los trabajadores con derechos que aún no reciben su financiamiento o vivienda.