Monterrey es un campeón indigno y preocupante: acumula seis juegos sin ganar

MONTERREY, NL.- Ya es mucho más que una mala racha.

Es una condena de campeón carente de cancha, entrenamiento, efectividad, orden y victoria.

Hoy Monterrey apenas empató a un gol como local con Bravos de Ciudad Juárez, un equipo armado al vapor, sin jugadores de élite y con menos pronósticos a los acumulados.

Está en los primeros lugares y por momentos, como ante el América en el Estadio Azteca, muestra hechuras.

Cuando termine de armarse y coordinarse, puede pasar de promesa parea ser una sorpresa en el futbol de Primera División.

Los Rayados están en el último lugar de la tabla, lo cual habla de su mala condición, y por momentos parecieron declinar ante los visitantes, lo cual les hubiera dado la segunda posición.

Nada mal estar atrás de Pumas de la UNAM.

Aun así, hub oportunidades en las dos porterías durante el primer tiempo y fueron los regiomontanos los que más tiraron a puerta.

Pero paradójicamente las oportunidades más claras fueron para los fronterizos.

Al minuto 28 Maximiliano Olvera raptó de cabeza uy ganó la marca a Maxi Mesa.

El portero Marcelo Barovero salvó a los neoloneses del 2-0 al minuto 32 con una salida que frenó a Angelo Sagal.

El empate llegó al minuto 35 por conducto de Rogelio Fines Mori a rechazo de cabeza de Carlos Rodríguez.

En El Segundo tiempo hubo ambición regia pero fallaron varios de sus delanteros, sobre todo Dorlan Pabón, quien hizo dupla con Fines Mori.

Después hubo cambios de jugadores, pero no de suerte para Monterrey, sumida en una condena que empieza a pesarles, más ahora que se le sha ido Rodolfo Pizarro para brillar en Estados Unidos.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Corcholatas: parto de los montes en noviembre

Plan de Palacio Nacional: candidato presidencial en noviembre y más corcholatas para dar idea de competencia

Conmigo o contra mí, Cuauhtémoc

Cárdenas sobre AMLO y el PRD: ‘Sólo podría decir que el partido se encontraba secuestrado por los intereses de éste y absolutamente alineado con él’