López Obrador reitera por enésima vez su respaldo al fiscal general Alejandro Gertz Manero: “No lo voy a remover”

CIUDAD DE MÉXICO.- El titular de la Fiscalía General de la República (FGR) no ha cometido delitos graves, declaró el presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que no se ha solicitado su remoción.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el titular del ejecutivo indicó que en su gobierno cualquier persona puede ser juzgada, pero aclaró que los delitos de tienen que probar ya que “no es denunciar por denunciar”.

“El fiscal no ha cometido delitos graves y por eso yo no he solicitado la remoción del fiscal así de claro y cada quien tiene su manera de pensar”, señaló el primer mandatario.

Desde el Salón Tesorería López Obrador recordó que los servidores públicos deben de actuar con apego a la constitución da las leyes y si se cometen delitos graves pueden ser enjuiciados.

Por segunda ocasión en este año se filtraron audios del fiscal Gertz Manero, la primera ocurrió a inicios de marzo mediante la publicación de audios en YouTube en los que el fiscal conversa con Juan Ramos, fiscal especial de Control Competencial, y hombre de su confianza. En ellos se revela una supuesta intervención del fiscal para lograr que el alto tribunal apruebe una resolución en su favor en el caso que impulsa contra la expareja y la exhijastra de su hermano Federico, a quienes acusa de haberlo asesinado.

En el segundo audio filtrado a finales de junio, se escuchan supuestas negociaciones privadas entre el fiscal general y el padre de Emilio Lozoya Austin, el exdirector de Pemex imputado por el caso Odebrecht.

Ante esta nueva filtración el viernes el presidente López Obrador reiteró su confianza en el fiscal.

Con información de 24 Horas

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Sentencia de Marina del Pilar: Jaime Bonilla irá a la cárcel en 2024

A Marina del Pilar poco le importa la violencia en Baja California: sólo piensa en encarcelar a Javier Bonilla, quien a hizo gobernadora

El orden y el desafío

Está claro: los delincuentes no se arredran y, por el contrario, se envalentonan mientras el gobierno federal titubea