López Obrador condena atentado contra la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como milagroso lo sucedido la noche del jueves en Argentina, cuando la vicepresidenta Cristina Fernández resultó ilesa de un atentado con arma de fuego.

En su conferencia de este viernes, el mandatario federal condenó la agresión y aseguró que es un acto reprobable hasta para los enemigos.

“Mi condena enérgica por el fallido atentado por la ex presidente vicepresidenta argentina, Cristina Fernández. Fue algo lamentable, reprobable, pero al mismo tiempo milagroso, porque está bien Cristina, es un acto reprobable y ante cualquier circunstancia, no puede justificarse, ni tratándose de enemigos, menos de adversarios”, sentenció.

López Obrador manifestó su solidaridad y compartió con los reporteros que asistieron a la conferencia mañanera una carta que envió recientemente a su homólogo argentino.

Hace dos días o tres envié una carta a mi amigo el presidente de Argentina, Alberto Fernández y quiero compartirla con ustedes porque tiene oro propósito central, sin embargo aproveché para ponerle una posdata”, sostuvo.

En medio de una multitud de simpatizantes, un sujeto apuntó a la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández y jaló el gatillo de un arma sin que se produjera un disparo.

El agresor que apuntó cuando la vicepresidenta firmaba libros en frente de su casa en Recoleta, Buenos Aires, según confirmó el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández y se trataría de Fernando Andrés Sabag Montiel, brasileño, de 35 años de edad y con antecedentes penales: en marzo de 2021 fue encausado por una contravención, al portar un arma no convencional, en La Paternal, donde tendría domicilio.

Con información de Quadratín CDMX

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Trudeau aprieta a México y con EU pide certidumbre

Justin Trudeau aprieta y junto con Estados Unidos pide a México seguridad en las inversiones extranjeros y respeto al T-MEC

La reconciliación imposible

En México es tan imposible el diálogo entre facciones como en el ‘apartheid’ de Sudáfrica con Nelson Mandela y Frederik De Klerk