Las muertes desenmascaran el abandono del personal de salud

DIVORCIO UNAM-ISEM

Por Eleazar Flores

ASUNTO GRAVE-. Más allá de las cifras que arrojarían pocos o muchos médicos de la UNAM retirados de hospitales COVID por carecer de quipo adecuado de protección contra la pandemia, evidencia poca atención del Sector Salud Federal a quienes por estar en el frente de batalla deberían gozar de máxima atención e insumos adecuados. El fallecimiento de un médico desenmascaró la falla.

Se trata del fallecimiento del joven doctor Jorge Alejandro López Rivas el pasado 4 de diciembre, luego de padecer evidentes síntomas de covid pero nadie le hizo caso y por lo mismo nadie le dio la mínima atención según denuncia de los familiares del hoy occiso

Lo peor de todo es que además del médico fallecido, antes contagió a colegas y familiares, ante lo cual el secretario de salud mexiquense Gabriel O´shea está en su papel de exigir justicia.

El retiro de casi doscientos médicos de distintos hospitales públicos el pasado fin de semana, principalmente de Ecatepec, es por orden de las máximas autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México, que de esta manera protegen a sus jóvenes profesionales de la salud, pues podrían correr el mismo destino que su colega fallecido.

Se trata del hospital federal doctor José María Rodríguez de donde la UNAM ordenó a sus pasantes de Medicina de la Facultad de Estudios Superiores de Iztacala, FES, retiro inmediato antes de sufrir algún contagio como le pasó a Jorge Alejandro Pérez Rivas.

En este caso, bien el desempeño del doctor Gabriel O´she Cuevas, servidor público de experiencia tanto en el estado de México como en la federación, como último coordinador del hoy desaparecido Seguro Popular, de donde procede para hacerse cargo del conflictivo sector salud.

De hacer valer su autoridad se evitará en suelo mexiquense validar y convalidar primero la lealtad a ciegas antes que la eficiencia, como lo pregona a los cuatro vientos el padre de la cuarta transformación y hay que aquel que lo contradiga, a tal grado que muchos que dudaban ya están creyendo que el tal Hugo López Gatell es de lo mejor del mundo mundial, ¡impresionanti!.

El fallecido doctor Jorge Alejandro López Rivas era un joven prometedor de escasos treinta años pero la indolencia de las autoridades federales de salud al no dotar a él y a muchos colegas suyos, del equipo adecuado de protección, como por desgracia ha sucedido en distintas fechas y en distintos puntos del país acabó con su vida, lástima que muchos pasan omisos por medios de comunicación.

Ojalá y la muerte de Jorge Alejandro fuera la última y equivocarnos en decir que habrá más sería lo máximo pero el tiempo lo dirá…y también la ineficiencia gubernamental.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Biden termina la pesadilla generada por Trump en EU

Termina la pesadilla estadunidense de Trump con llamados a la reconciliación de Biden

San Luis Potosí regresa a semáforo rojo, ‘de máximo riesgo’, a partir del lunes próximo

Regresan a naranja la zona norte de Quintana Roo, anuncia el gobernador Carlos Joaquín