Lacras rosas: arrestan a tres mujeres ladronas tras atracar tienda de celulares en CDMX

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras una persecución, efectivos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México, detuvieron a tres posibles responsables de robar dinero en efectivo, producto de la venta del día, de un local de venta de accesorios para teléfonos celulares.

Los hechos ocurrieron cuando policías en campo les fue reportado por los operadores del Centro de Comando y Control (C2) Norte, un robo a un establecimiento localizado en la avenida Escuadrón 201 y su esquina con La Nación, en la colonia La Laguna Ticomán.

Al llegar al punto, los uniformados encontraron la cortina cerrada de un local, asimismo varios vecinos indicaron que, al interior del lugar, se encontraban varias personas agrediendo a una de las empleadas, por lo que los oficiales tocaron, enseguida salieron cuatro mujeres corriendo, indicaron que no había problema que era una riña familiar y se retiraron.

Asimismo, la empleada del establecimiento les dijo a los oficiales que las mujeres que previamente la amenazaron, golpearon y la despojaron de la venta del día.

De inmediato, se inició la persecución de las posibles responsables, la cual culminó en la calzada Ticomán a la altura de la calle Bandera, de la misma colonia, donde tres personas de 48, 38 y 27 años de edad, fueron detenidas.

Tras una revisión preventiva realizada bajo los protocolos de actuación policial, a las implicadas se les aseguró un bate de beisbol y dinero en efectivo, por lo que se les hicieron saber sus derechos de ley y después fueron presentadas ante el agente del Ministerio Público correspondiente quien determinará su situación jurídica.

Con información de Quadratín CDMX

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Sentencia de Marina del Pilar: Jaime Bonilla irá a la cárcel en 2024

A Marina del Pilar poco le importa la violencia en Baja California: sólo piensa en encarcelar a Javier Bonilla, quien a hizo gobernadora

El orden y el desafío

Está claro: los delincuentes no se arredran y, por el contrario, se envalentonan mientras el gobierno federal titubea