Incendian patrullas y vandalizan Palacio de Gobierno en Jalisco por el asesinato de Giovanni a manos de la policía

CIUDAD DE MÉXICO.- La violencia se desató como en Estados Unidos por el afroamericano George Floyd, asesinado por un policía en Minneapolis.

En Jalisco el crimen fue en Ixtlahuacán de los Membrillos, un municipio ubicado en el trayecto de Guadalajara a Chapala.

Fue al mismo estilo: con un policía que puso el pie en el cuello del joven y lo asfixió, lo cual ha desatado la furia.

Esta tarde quienes se manifestaron por la Avenida 16 de septiembre y su continuación Alcalde llegaron a Palacio de Gobierno a protestar con mucha furia.

Como la policía intentara detenerlos, incendiaron patrullas y luego se fueron sobre el inmueble que resguarda los frescos de José Clemente Orozco.

Afuera del Palacio de Gobierno de Jalisco, personas se manifiestan por el presunto asesinato del joven Giovanni López a manos de policías de Ixtlahuacán de los Membrillos.

Era un albañil de actividad y fue detenido por no llevar cubre bocas, pero al llegar a los separos de la policía municipal nadie supo de él porque al día siguiente sus familiares acudieron a ver cómo estaba.

En lugar de encontrarlo en los separos, les informaron que estaba grave en el Hospital Civil de Guadalajara, donde murió de un golpe a la cabeza pero también con heridas de bala en una pierda

Esto pone en entredicho al gobernador Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano (MC), quien calificó de salvajismo y prometió justicia para este humilde albañil asesinado por la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos.

En lugar, tras una marcha, personas, algunas encapuchadas, realizan destrozos en la fachada del Palacio de Gobierno y ya incendiaron dos patrullas, de las cuales se escuchan detonaciones, al parecer por balas que se encuentran dentro.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Guelaguetza para todos los capitalinos: esta en Paseo de la Reforma y será llevada a Iztapalapa

Corcholatas con salud de cristal: las 4 contagiadas

Las corcholatas presidenciales tienen salud de cristal: todas han sido contagiadas de Covid

Y ahora, la ‘estatuafobia’