Hace 60 años nació el D10S del futbol mundial, Diego Armando Maradona

CIUDAD DE MÉXICO.- Genio y figura para bien y para mal, un hombre común y corriente que llegó a lo más alto del futbol mundial y a lo más bajo de su vida personal, así es Diego Armando Maradona.

El Diego, el Pelusa o simplemente Maradona, ya es una leyenda viviente que cumple 60 años de vida, por lo que recordamos los momentos cumbre del genio del futbol mundial:

Nacimiento y desarrollo de un fenómeno

El futbolista más grande de todos los tiempos tuvo que forjarse desde la precariedad y la insalubridad de Villa Fiorito, uno de los barrios más humildes de Buenos Aires.

El 30 octubre de 1960 fue la fecha del nacimiento del dios terrenal y el potrero se volvió la escuela que vio crecer al Diego hasta niveles que nunca antes se habían visto.

Desde su incursión en Cebollitas, un club de su localidad, ya mostraba destellos que lo hacían distinto a los demás, casi un extraterrestre.

Los viejos hinchas iban a verlo hacer magia con la pelota y en alguna ocasión en una entrevista para la televisión, confesó su su deseo de debutar, crecer y ser campeón del mundo con la albiceleste.

Los primeros años

Fue el 20 de octubre de 1976 en la cancha de la Paternal de Argentinos Juniors, cuando un joven Maradona, con apenas 15 años de edad, entró para disputar su primer partido en Primera División.

El rival era Talleres de Córdoba y Juan Domingo Cabrera, defensor de Talleres, recibió la primera genialidad del futuro astro mundial: un humillante caño que no se televisó, pero quedó grabado en la mente de los asistentes.

El Pelusa lució lo suficiente vestido de rojo hasta que en 1981 dio el salto al equipo de su amores: Boca Juniors.

Tan solo una temporada estuvo en el barrio xeneise, pero fue suficiente para quedar como uno de los ídolos máximos del club, pues salió campeón y el Barcelona no tardó en llevárselo.

En España y ya como una realidad del futbol mundial, Maradona no tuvo la proyección que se esperaba.

Destellos magníficos de su calidad estuvieron presentes, pero no para conquistar algún título.

Por lo contrario, fue presa de una salvaje cacería que le hizo perderse gran parte de los juegos por una lesión en la rodilla, gracias a una infame entrada.

El fantasma de las drogas ya había tentado al Genio del Balón, pero apareció un club que le prometió un paraíso.

Llegada a la tierra prometida

En 1983 Maradona partió rumbo a Nápoles, una ciudad fascinante, pero con un equipo mediocre y de poca monta.

Hubo muchas voces que dijeron que el dinero para fichar al astro argentino provino de la mafia, la Camorra Napolita.

Nunca se confirmó, aunque la gran cifra (siete millones de dolares) en ese tiempo dejó muchas suspicacias.

Una primera temporada difícil que sirvió para que el Diego conociera el terreno que iba a conquistar.

A partir de 1984, la Serie A vivió una revolución en su canchas nunca antes vista y que no se ha vuelto a repetir.

Sin más figuras que él, Maradona tiró del carro del Napoli para ponerlo en los primeros puestos y en 1987 hacer lo que nadie había hecho: sacar campeón al equipo del sur de Italia.

Un título de la Copa UEFA en 1989 y el segundo Scudetto en 1990 hicieron que Maradona alcanzara el grado de santo en la ciudad custodiada por el Vesubio.

La mano de Dios que consagró a la Selección de Argentina

Maradona es sin duda la figura máxima en el seleccionado albiceleste, pues en su primera experiencia obtuvo el campeonato mundial. Aquel Mundial Sub-20 en Japón en 1979 mostró lo que le deparaba a Diego.

Un desafortunado Mundial en España 82, hizo que Menotti dejara el cargo y Bilardo emprendiera una nueva misión con Maradona como el gran líder.

La Copa de Mundo de México 86 fue el Momento que Maradona esperó y con un trabajo especial para ese torneo, se preparan meses antes y no tener pretextos de no trascender.

Las imágenes contra Inglaterra de la Mano de Dios y el gol del siglo, así como la final ante Alemania pusieron a Maradona al nivel de Pelé, pero con la diferencia que el argentino no estaba acompañado de grandes figuras, como si lo estuvo el astro negro en México 70.

En Italia 90, Diego fue de nueva cuenta al emblema y motor de Argentina, aunque esa vez no pudo levantar la Copa del Mundo.

La cita en Estados Unidos 1994 pudo ser la redención del 10, pero el doping por cocaína, para muchos una jugada preparada a traición por Julio Grondona, vicepresidente de la FIFA, le tiró los planes.

Nunca más volvería a disputar un partido oficial con Argentina.

Rozó la gloria como entrenador en México

La carrera de Diego Maradona como técnico no es ni remotamente lo que vivió como jugador. Tan polémico como cuando pisaba el césped, el astro no ha brillado y en algunas ocasiones, ha sido repudiado.

Tras el cese de Alfio Basile como entrenador de la albiceleste en 2008, Maradona fue nombrado su sucesor, más por un tributo histórico que por méritos.

Con pocos fundamentos que la prensa argentina evidenció durante las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010, Maradona salió bien librado en la última fecha y calificó a la justa, de la cual fue eliminado por Alemania.

Desde ahí, el Diego ha deambulado por dirigiendo a equipos de Qatar, hasta que aterrizó en México con Dorados de Sinaloa, donde casi consigue en ascenso a la Liga MX.

Actualmente busca consolidarse con Gimnasia y Esgrima de la Plata y alcanzar el nivel que alguna vez tuvo como jugador.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Rechaza juzgado liberar las cuentas de José Luis Abarca, alcalde de Iguala que ordenó detener a normalistas de Ayotzinapa

¡Lo dejaron como coladera! Así quedó Ariel Treviño, “El Tigre” jefe de halcones del Cártel del Golfo en Matamoros después de la balacera en Tamaulipas

Así quedó El Pisape de la Unión después que lo secuestraron en un bar de la Cuauhtémoc

Atrapan a El Jaguar y tres sujetos más involucrados en la masacre de la Familia LeBarón