Guacamaya Leaks: la ironía de Palacio debe esperar

  • Guacamaya Leaks: la ironía debe esperar
  • El hackeo es casi el doble de lo anunciado
  • La camada final de gobernadores del PRI

Por JOSÉ UREÑA

La sospecha está sobre tres militares.

De buen rango, es de suponerse, porque ellos estaban a cargo de los archivos más delicados de la Defensa Nacional.

Con todo cuanto eso signifique: claves de ingreso, datos de proveedores de información y secretos para descifrar todo el contenido.

Pero aparte de la presunción no se sabe más.

Ni siquiera sigue adelante la investigación para saber cuál de ellos -o los tres, lo cual los convertiria en delincuencia organizada- entregó los secretos castrenses a agencias extranjeras.

¿La CIA, desde donde se habría tramado el golpe al gobierno mexicano?

Por ahí va la historia, pero el problema no es lo lo difundido a través de varios medios –24-Horas entre ellos- nacionales y extranjero.

Del hackeo se burló López Obrador:

Quisiéramos que les ayudáramos a hacer el caldo gordo tratando el tema, que fue un rotundo fracaso. Salió puque -disgusto pasajero-… Si van a hacer escándalo, que tenga sustento…” (19 de octubre).

UNA MILICIA SIN PROTECCION

Pero falta mucho.

Porque el contenido robado no llena únicamente seis terabytes, como se dijo en un principio, sino al menos cuatro más: diez terabytes.

Apenas sabemos una parte de los seis prometidos -menos de dos-, pero en los ocho resguardados Guacamaya Leaks promete hacer revelaciones de mayor trascendencia, más sensibles para el país y su seguridad.

Una seguridad descuidada por no cubrir compra de equipos y programas de protección cibernética, so pretexto de una austeridad mal entendida.

No bien valorada porque ahora la tropa se siente desprotegida en muchas vías: sobre cuanto hace, contratos de obras, acciones de inteligencia, organización interna, operativos delicados…

¿Se imagina usted esta información en manos del crimen organizado y mandos castrenses operativos delatados con información interna del Ejército Mexicano?

Muchos de ellos se sienten en el desamparo y ese desánimo no es la mejor forma de incentivarlos para atender tantas tareas asignadas por el gobierno.

Por eso en los altos mandos recuerdan con cariño y resperto a Felipe Calderón, quien les incrementó haberes, protección, seguros, vivienda y becas para sus hijos en las mejores universidades.

ULTIMA ERA MASIVA DEL PRI

Ayer terminó otra etapa priísta.

Antes de partir, el oaxaqueño Alejandro Murat hizo una gira para entregar obra pública en la región de la Costa, el Centro de Congresos de Huatulco y el Cuartel General de la Policía Estatal.

Dos acciones con un objetivo convergente: espacio para eventos de significación con turismo masivo, y más seguridad a la población y a los visitantes.

Con Murat se va la última generación masiva de gobernadores priístas, la heredada por Manlio Fabio Beltrones a su paso por el PRI.

Y 2.- cuando puso en servicio Banco Azteca, Ricardo Salinas Pliego prometió un servicio para la población marginada por las instituciones financieras tradicionales.

Veinte años después, Grupo Salinas ha roto esquemas y atiende un directorio compuesto por millones de mujeres.

Esa cifra pretende multiñlicarla con apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), según acuerdo firmado por Fundación Azteca de Ninfa Salinas.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Chatarra en servicio: una pipa se queda sin frenos y embiste auto particular con saldo de dos heridos

La UNAM retoma las clases presenciales entre acoso del gobierno y la tesis copiada por Yazmín Esquivel pendiente

Enfrentamiento de sábado por la noche en Petatlán: tres civiles y dos policías muertos

El proyecto de gobierno 2024-2030 saldrá del diálogo sobre demandas, necesidades y deseos ciudadanos: PAN