El sector salud debe voltear hacia los enfermos tradicionales, cuyo abandono puede ser fatal

TÓMELO CON CALMA

Por: Fernando A. Mora Guillén*

• Sector Salud debe recuperar sus servicios de atención.

• Complicado cumplir con segunda etapa de vacunación.

• Tiempo de estar en orden; a cualquier puede tocarle ser víctima de COVID.

Ante la Pandemia por COVID-19, y la Emergencia Sanitaria declarada en Marzo de 2020, el Sector Salud detuvo la atención de muchas consultas, por enfermedades como Cáncer, Diabetes, Cardiopatías, males renales, y muchos otros diagnósticos. Los institutos Nacionales, y muchos otros servicios de Hospitales Regionales, se abocaron a la reconversión hospitalaria, que marcó la necesidad de atender una pandemia que a más de un año no disminuye, ni se estabiliza; sin embrago, es necesario hoymarcar la urgencia, de retomar la atención de los servicios para otras enfermedades, ya que el tiempo pasa, y las consecuencias podrán ser fatales, en caso de que el Estado abandone a muchos mexicanos a su suerte, al no dar seguimiento a tratamientos, o dejar de atender y estudiar otros males.

Si bien es de reconocer el esfuerzo, y la ardua labor que han llevado a cabo los médicos para salvar miles de vidas, en caso de no voltear hacia la atención de otros enfermos, las consecuencias podrían ser fatales para nuestro país.

Tómelo con Atención.- Ante problemas técnicos que registra Pfizer en los procesos de fabricación de la Vacuna para el COVID-19, se ha diferido la entrega de vacunas a nuestro país, lo que pone en duda si se podrá concluir la segunda dosis del personal médico y de sanidad, en los estados de la república.

El jueves pasado el Gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, alzó la voz en la Reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores con funcionarios del Gobierno Federal, ya que numéricamente se observa que hay el riesgo de que no todos quienes recibieron la primera dosis, puedan completar en tiempo y forma el ciclo de vacunación.

Queda claro que se pueden y se deben realizar esfuerzos, mediante las negociaciones con Organismos, Gobiernos extranjeros, y empresas farmacéuticas, para buscar el acceso a todas las variedades de vacunas; pero lo importante es tener en cuenta, que todo aquel que reciba la primera dosis de un laboratorio, deberá tener garantía de acceso a la segunda, porque sería lamentable romper ciclos y dejar perder esfuerzos.

Tómelo con interés.- Sin duda una pandemia como la que vivimos, es el cierre de un ciclo para la humanidad. Ante una fuerza natural como lo es un microbio, o una enfermedad que se propaga por el mundo, no hay forma de tomar el control de la situación en el corto plazo; todos debemos pensar en lograr sobrevivir por algún tiempo en medio de la batalla, que representa una Pandemia para poder en el mediano o largo plazo, superar con éxito la misma.

El Coronavirus y el confinamiento, lo mismo sirve para la reflexión, hacer un corte de caja de lo que hemos logrado y hacia donde vamos, que para volvernos más humildes, recuperar sentimientos, y aprender a controlarnos. Es tiempo de poner orden a nuestras vidas en todos los aspectos, y así como acomodamos sentimientos y sucesos de nuestras vidas, poner orden a documentos, y procedimientos personales. Es tiempo de estar en orden y regla con hipotecas, seguros, procedimientos personales, ya que nadie sabe o puede pronosticar, quiénes superarán esta etapa. Es momento de prever y atender enfermedades y padecimientos para poder superar éstos tiempos y salir adelante airosos.

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

*Maestro  en  Comunicación Institucional  por  la  Universidad Panamericana. 

*Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Los traidores de PRI, PAN y PRD esperan más premios de la 4t

Los traidores de PRI, PAN y PRD entregaron sus estados a Morena, recibieron premio y quieren seguir pegados a la ubre oficial

Trump, el tiro falla; la Casa Blanca espera

Estados Unidos tiene su tradición de presidentes asesinados o con atentados, pero en México nos sobran ejemplos