El hombre más veloz… El italiano Lamont Marcell gana los 100 metros planos y es digno sucesor de Usain Bolt

GUADALAJARA, Jal.- El hombre más rápido del mundo es una gran sorpresa.

Nadie lo vio venir.

El italiano Lamont Marcell Jacobs conquistó la prueba reina del atletismo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020: los 100 metros libres.

El trono que dejó vacante Usain Bolt, quien se llevó el oro en las últimas tres ediciones, ya tiene un nuevo dueño.

En el Estadio Olímpico de Tokio se vivió una competencia histórica.

Una prueba fugaz que define al atleta más veloz del planeta.

Con el retiro del jamaicano, existía la gran incógnita sobre quién tomaría la estafeta para continuar en la cima.

El dramatismo incrementó con una salida en falso del británico Zharnel Huggies, quien fue descalificado.

En la segunda oportunidad, salida válida y sorpresa para el mundo entero.

El italiano Lamont Marcell Jacobs cruzó la meta en 9.80 segundos y se colgó la medalla de oro.

La presea de plata fue para el estadounidense Fred Kerley (9.84) y el bronce para el canadiense Andre de Grasse (9.89).

Fue el primer velocista de su país en ganar los 100 metros y el primer europeo desde el británico Linford Christine en Barcelona 1992.

Antes de comenzar los Juegos Olímpicos, el gran favorito de esta prueba era el estadounidense Trayvon Bromell, quien estaba llamado a tomar el trono vacante.

Pero la gran sorpresa se dio en Semifinales, al quedar eliminado este mismo domingo .

Llegaba con el mejor tiempo de la temporada (9.77), pero se quedó fuera con 10.00 segundos.

Usain Bolt ya conoce a su sucesor, pero el jamaicano sigue siendo el hombre más rápido que se haya visto sobre el tartán.

El récord mundial de 9.58 segundos lo estableció en Berlín en 2009 y el récord olímpico de 9.63 lo impuso en Londres 2012.

Su reinado ya tiene relevo, pero sus marcas permanecen intocables.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Las alianzas inconclusas en el estado de México

Alianzas inconclusas en el estado de México: ni el oficialismo ni la oposición han cerrado filas

El parto de las montañas: humanismo mexicano

Ahora pertenecemos al ‘humanismo mexicano’, los demás humanismos nos quedan guangos