4 4,2020

Desconfianza e inseguridad

EMPRESARIOS Y PUEBLO-. Junto con las pruebas de escasez de insumos médicos en hospitales públicos del país vienen dos problemas mayúsculos: la desconfianza empresarial para seguir invirtiendo, acentuada con la cancelación de una cervecera y la inseguridad popular.

Los dos asuntos no son cosa menor pues se cancelan inversiones cuando urge más crear empleos, en cuanto a la inseguridad, también afecta al empresariado y al pueblo cuando se ven asaltos a tiendas, donde ladrones no se llevan productos básicos sino aparatos eléctricos ¿y la policía?.

ZONA METROPOLITANA-. Por hoy los saqueos a centros comerciales se han limitado a la ciudad de México y al valle de México, pero lo incomprensible es que los grupos delincuenciales anunciaron y convocaron a cometer dichos saqueos por medio de las redes sociales, sin que las autoridades capitalinas y mexiquenses se previnieran con sus cuerpos de seguridad.

Con el característico estilo de la reacción, los cuerpos de seguridad actuaron una vez cometidos los ilícitos, por la lentitud de su intervención pues que se sepa, no pescaron in fraganti a ningún grupo delincuencial, hasta después. Esto evidencia poca coordinación entre los gobiernos capitalino y mexiquense, no obstante que presumen firma de convenios y hasta os boletinan.

En honor a la verdad, en primera instancia son los alcaldes de la CDMX y los presidentes municipales mexiquenses los obligados a dar seguridad a sus gobernados, en segunda instancia la jefa de gobierno Claudia Scheinbaum y el gobernador Alfredo del Mazo, pero como de todo se culpa al presidente de la república pues el tabasqueño tendrá que aguantar, como antes EPN.

Brindar seguridad a centros comerciales no solo es proteger a los dueños de los mismos, también a los miles de empleados que ahí laboran y por extensión, a los compradores de todo tipo de mercancías, y cuentahabientes. Esto último es importante dado que la mayoría o casi la totalidad de estos establecimientos cuentan con cajeros bancarios, objeto del deseo de la delincuencia.

La endeble vigilancia privada con la que cuentan los establecimientos resulta hasta de risa, sobre todo para los delincuentes pues lo más que “presumen” los uniformados son algunas “macanas” que además, tienen prohibido usar en casos de peligro. Lo anterior equivale literalmente a atarlos de manos ante posibles actos de robo, imagínese los de rapiña.

Ojalá y los gobiernos, citadino y mexiquense por ahora, y los de las otras entidades, dado que la rapiña podría extenderse a otros territorios, se pongan las pilas cuanto antes para actuar en forma preventiva y no reactiva pues sería la única forma de evitar más asaltos a centros comerciales donde los delincuentes van por todo, hasta por alimentos

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Usted ya perdió una hora: ya estamos en el horario de verano y a la medianoche era la una de la mañana

El Apocalipsis y el Señor de los Anillos

Del ‘nos vino el coronavirus como anillo al dedo’ presidencial a la metáfora bíblica: ‘…como anillo de oro en el hocico de un cerdo…”

Perricidio… Matan decenas de perros callejeros y mascotas en Real del Catorce, San Luis Potosí