Cruz Azul es una máquina de triunfos en México y en la Concachampions

CIUDAD DE MÉXICO.- En el Raymond James Stadium, de Tampa, Florida, EU, Cruz Azul dio un paso que parece definitivo a semifinal de Concachampions, al golear a Toronto FC, que no pudo jugar como local en Canadá por las medidas sanitarias contra Covid 19.

Un golazo abrió la eliminatoria, al minuto 3, cuando Brayan Angulo recibió por izquierda, se cortó al centro, en los linderos del área metió el empeine poderoso al balón, cruzó al segundo palo y a las redes para el 0-1.

El club canadiense respondió en su primera llegada de peligro, cuando luego de centro raso por izquierda y dos rebotes en jugadores azules, al minuto 21, Jonathan Osorio controló el esférico y de parte interna, en los linderos del área chica, lo enredó en las redes para el empate.  

Pero Cruz Azul volvió a pegar un minuto después, sí, en la siguiente jugada: luego de centro cruzado y peinada de Angulo, Juan Escobar saltó y cruzó cabezazo para el 1-2, pero tras revisar el VAR, el árbitro lo anuló por fuera de lugar.

Otra polémica se dio al minuto 28 y de nuevo en contra del equipo mexicano, puesto que luego de disparo de Baca, la pelota se estrelló en la mano de Jonathan Osorio, el árbitro revisó el VAR y no dio el penalti.

Seis minutos después, ahora ni árbitro, defensa rival y portero Bono evitaron el 1-2, cuando tras tiro de esquina, cabezazo picado y agachándose de Pablito Aguilar, Brayan Angulo, dentro del área chica, empujó entre los tres palos.

Cruz Azul siguió mejor en el segundo tiempo y lo reflejó al minuto 58, cuando luego de cobro de falta, por derecha, al área, Pablito Aguilar ganó la posición, el salto en el primer palo y clavó de testa el 1-3 final. La serie se definirá el 4 de mayo en el Estadio Azteca.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Guelaguetza para todos los capitalinos: esta en Paseo de la Reforma y será llevada a Iztapalapa

Corcholatas con salud de cristal: las 4 contagiadas

Las corcholatas presidenciales tienen salud de cristal: todas han sido contagiadas de Covid

Y ahora, la ‘estatuafobia’