Atacan grupos criminales e incendian casas en la comunidad de los LeBarón en Ensenada

CIUDAD DE MÉXICO.- La familia LeBarón denunció que una comuidad fundada por ellos en Ensenada, Baja California, fue atacada e incendiada por grupos criminales.

De inmediato, y una vez más, el activista Adrián LeBarón solicitó apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a mediados de semana desoyó esos clamores.

Los menonistas pidieron que se enviara a la Guardia Nacional y que se le diera instrucciones de contener a los criminales porque se han limitado a observar sus desmanes.

Hoy escribió Adrián LeBarón:

“Familias heridas, hogares incendiados, hijos lastimados…

“Estamos de pie, resistiendo a grupos de criminales y mercenarios.

“Arde la tierra pero más nuestra impotencia #Zarahemla. Carlos Hafen y su impunidad siguen pisoteando a la Ley. @lopezobrador_“.

La comunidad recién fundada no es bien vista por quienes se han dedicado a invadir, atacar familias y hacerse de dinero mediante la oferta a quienes se alquilan para posesionarse de los terreno.

El miércoles 30 hubo un enfrentamiento y se difundió un video con los ataques, pero nadie del gobierno, ni federal ni estatal, intervinieron y ahora el probema es mayor.

La familia LeBarón sufrió hace poco más de un año un ataque a mujeres y niños cuando cruzaban por Bavispe, Sonora, con saldo de nueve muertos y varios niños heridos.

Andrés Manuel López Obrador prometió aclarar el crimen e inclusive aceptó la colaboración del FBI (Federal Boureau o Intelligence), sin resultados claros hasta ahora.

Los LeBarón emigraron pero no encuentran lugar y ni el activismo de Adrián y Julián LeBarón han logrado la atención -y menos la protección- de fuerzas federales.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Ana Gabriela Guevara quiere seguir pegada al presupuesto: se declara lista para trabajar con Claudia Sheinbaum

Crece la rebelión contra la camarilla del PAN

Rebelión ascendente contra la camarilla que maneja al PAN y que pretende imponer a Jorge Romero como presidente

Los afanes del delirio