Alfonso Romo resurge como secretario de Estado sin nombramiento y con crecientes misiones

  • Alfonso Romo recupera fuerza cual ministro sin cartera
  • Gestiona como antes y promueve el avión presidencial
  • Las verdaderas tareas de Carlos Torres y Gabriel García

Por JOSÉ UREÑA

Su fuerza se siente en distintas áreas de gobierno.

Es como un ministro sin cartera, narran funcionarios de alto nivel.

Tiene una actuación silenciosa en obras emblemáticas como Dos Bocas, decisiones económicas y hasta conflictos dentro del gabinete.

Es Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia los dos primeros años de la administración, del 1 de diciembre de 2018 al 2 de diciembre de 2020.

Suya fue la recomendación de reavivar los paquetes de inversión empresarial, para lo cual hubo reunión presidencial con los principales hombres de negocios.

Suyo es también el esfuerzo por echar a andar muchos proyectos petroquímicos con la participación privada, lo cual no es aceptado por radicales en el poder.

En este sentido es la antítesis de Rocío Nahle, la secretaria de Energía cuestionada y cuyas decisiones y decretos rebotan en el Poder Judicial.

Si por Romo fuera, el sector privado tendría mayor concurrencia en materia energética, desde la exploración hasta la venta de gasolinas en estaciones.

¡OH, EL AVIÓN PRESIDENCIAL!…

A sus muchos esfuerzos, Alfonso Romo agrega uno más:

Buscar, una vez más, interesados en el avión presidencial, inútilmente promocionado por el mundo pero políticamente muy explotado.

Hasta se ofreció en una rifa sin ser rifado y con boletos emitidos y recomprados por el gobierno para simular el éxito de semejante desatino.

Romo no necesita promocionarse.

Muchos políticos actuales lo buscan para consultarlo y él les da consejo y le ofrece sus gestiones para alcanzar algunos propósitos.

Han recurrido a él, por ejemplo, gobernadores morenistas en funciones y también algunos electos para saber qué hacer.

El, en su lenguaje llano, les sugiere no regarla y dedicar sus políticas públicas a encarrilar el crecimiento porque lo necesita el país.

Y deben hacerlo pronto para rendir frutos importantes y sólidos rumbo a las elecciones presidenciales del 2024.

También sirve a empresarios como los cerveceros, a quienes llevo con Tatiana Clouthier.

Pero no todo es posible y no ha podido, hasta ahora, conciliar en el gran enfrentamiento de Rocío Nahle y el director de Pemex, Octavio Romero.

Luchas de celo y poder.

Y EL GANADOR EN PALACIO ES…

1.- Lo destacamos aquí el viernes: el superpoderoso Gabriel García Hernández se enfrentaba a otro omnipotente.

-Némesis del todopoderoso operador de dinero y votos -lo titulamos.

El mismo viernes en Palacio Nacional se anunció el nuevo responsable de asignar y entregar fondos para cosecharlo en sufragios.

Carlos Torres Rosas, secretario técnico del Gabinete de la Oficina de la Presidencia de la República, deberá rendir buenas cuentas en las elecciones de 2022, 2023 y por supuesto 2024.

Pero también García Hernández deberá fortalecer el ala dura en el Senado de la República, con Martí Batres de principal exponente.

A ver cuánto logran minar la unidad y el control del zacatecano Ricardo Monreal, quien ha disminuido a Batres y a su grupo.

Y 2.- Morena no se resigna a perder Coacalco.

Ha iniciado una ofensiva contra el Tribunal Electoral del Estado de México para revertir el triunfo del priísta David Sánchez.

La Junta Municipal, dice la queja, siempre mostró parcialidad en perjuicio de Darwin Renán Eslava, quien buscaba la reelección.

Atrás está, afirmó éste, la operación del ex secretario de Gobierno José Manzur.

Comentarios

Tags

Noticias recientes

Cero alcohol al volante: el operativo de fin de año incluye 32 puntos de revisión para detectar borrachos

Autobús de turistas se va a un barranco en la Sierra de Juárez, Oaxaca: muere al menos una persona y hay 39 heridos

Sentencia, mutilación, estrangulamiento y condena final del INE

La sentencia está dictada: intentarán mutilar al INE, quitarle facultades y asfixiarlo con reducciones presupuestarias