¿CRONOS DIRÁ?-. Creer que en el tricolor se recompondrán las cosas de la noche a la mañana con la llegada de René Juárez Cisneros a la dirigencia nacional del PRI se ve difícil entre los mismos simpatizantes, pues hay entidades donde los dirigentes siguen creyendo en su estilo.

O sea, boletinar campañas de candidatos creyendo que los medios los difundirán obedientes.

Este panorama impera en casi todas las entidades del país, en unas más que en otras pero no hay una en la que la estrategia tricolor incluya detectar debilidades en tierra, de los adversarios, limitándose a generar boletines al por mayor, dando la impresión de que están en concurso para ver quien hace más. Esto es lo que desconoce Juárez Cisneros.

Del candidato presidencial tricolor hasta quien busca la regiduría del municipio poblacionalmente más pequeño, no se ha escuchado la importancia de los priistas de a pie, o sea, los integrantes de los comités seccionales no obstante que éstos son los que el primero de julio tendrán la máxima responsabilidad para invitar a sus correligionarios a acudir a votar.

Por otro lado, muchos seccionales de zonas indígenas, rurales o citadinas, éstas pertenecientes a habitantes de todos los niveles socioeconómicos, se mantienen intocables y no siempre para bien sino todo lo contrario, con vicios de favoritismos a vecinos y hasta parientes, cuando se trata de distribución de despensas, utilitarios y demás.

Este fenómeno es el que ignora René Juárez Cisneros y obvio que no tiene la obligación de conocer a los millones de integrantes de los comités seccionales del PRI, labor que deberían cumplir los presidentes de los comités directivos estatales o bien los comités municipales; pero da la casualidad que en muchos lugares ni están integrados o lo están a medias.

Esto es entendible pues muchos de esos dirigentes ahora andan de candidatos y para cubrir sus vacantes, dejaron a sus amigos y en ocasiones hasta a sus parientes, sabedores que por sus manos pasará muchos recursos de los que se distribuyen en campañas. No crea que esos vicios son privativos de los priistas, hacen lo mismo panistas, perredistas y morenistas.

Lo que pasa es que en estos últimos partidos se notan menos porque todos tienen menos infraestructura, que se notará el día de las elecci0ones, cuando enfrenten problemas hasta para tener a representantes de casillas, y de candidatos muchos más.

Entrevistas al por mayor a Juárez Cisneros y a Claudia Ruíz Massieu en medios nacionales, pero eso no basta, sus operativos reales deberían acudir a las entidades y a las capitales importantes para sacudir conciencias de algunos de sus dirigentes anquilosados