TAPACHULA, Chis.- Efectivos de la Policía Federal desviaron la mañana de este miércoles a integrantes de la caravana de hondureños que ingresaron ilegalmente a territorio mexicano y que este martes se enfrentaron con piedras y palos con personal del Instituto Nacional de Migración (INM) en las inmediaciones de Frontera Hidalgo.

Los efectivos de la corporación federal, explicaron que un presunto pandillero centroamericano había dado muerte a dos policías municipales de Tapachula y a un comerciante, por lo que los pobladores de Tapachula se encontraban molestos ante los crímenes, lo que podría provocar más acciones de agresión o enfrentamientos.

Ante la situación, los centroamericanos aceptaron la propuesta de no ingresar al centro histórico de Tapachula y acordaron descansar en el ejido Vivo México que se localiza a escasos 10 kilómetros de esta localidad.

En el grupo viajan una treintena de menores de edad, quienes vienen soportando las altas temperaturas, sed, hambre, y cansancio.

Quadratín Chiapas