CIUDAD DE MÉXICO.- Este martes se confirmó la primicia de Teléfono Rojo difundida el lunes: ordenan detener al Góber Precioso.

Mario Marín y el presunto pederasta Kamel Nacif fueron acusados por la periodista Lydia Cacho de violación de derechos humanos.

El asunto avanza con presión internacional y el apoyo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, con el cual se identifica la comunicadora.