CIUDAD DE MÉXICO.- Dicen que la fe mueve montañas, y a esta familia le tomó al menos 11 años mover varios kilos de madera y darles forma, para rendir honor a sus creencias religiosas y a su amor por Cristo.

Al artista mexicano Humberto Santiesteban Uviña y a sus tres hijos, les tomó por lo menos 11 años terminar de esculpir en madera la imagen conocida como Cristo Gigante, la cual ha llamado la atención por sus impresionantes dimensiones.

De acuerdo a la Agencia Católica de Informaciones, el nombre original de la escultura es El Cristo Yacente y representa el momento de la Pasión de Cristo.

Puede ser ubicada en el Museo del Cristo Gigante del municipio de Montemorelos, localizado a 82 kilómetros al sureste de la ciudad de Monterrey, en el estado de Nuevo León.

El hermano José Cristhian González de la Congregación de los Oblatos de San José detalló en un reciente artículo que la imagen fue tallada en madera de sabino y oyamel con dimensiones de 11.66 metros de largo y 3.5 metros de ancho.

“Contiene acabados en la técnica antigua de estofado con hoja de oro y policromado, los dientes son de hueso, las lágrimas de cristal, en las uñas contiene imágenes de madera de los 12 Apóstoles y varios detalles hermosos. Esto lo hace una obra de arte única en el mundo y un detonante de turismo religioso y cultural en el municipio de Montemorelos”, indicó el religioso.

Santiesteban Uviña develó su obra el 15 de diciembre del 2015, pero espera participar algún día del record Guinness para darla a conocer al mundo.

El artista nació en México el 25 de marzo de 1955.

A la edad de 10 años inicio su vocación en un taller de escultura. Ha realizado obras de arte sacro, contemporáneas y abstractas en técnicas naturales como: madera, acero, barro, terracota, alabastro y caña de maíz.

Quadratín México