CIUDAD VALLES, SLP.- Los pobladores indígenas de Ciudad Valles acudieron a las grutas Los Sabinos, ahí bailaron y tocaron la danza del tambor para iniciar el ritual a la tierra.

Se trata de una tradición en la que los productores del campo piden permiso a la naturaleza para empezar con la siembra, además de pedir una abundante cosecha y lluvias.

José Doroteo Hernández Moctezuma, titular de la jefatura de Asuntos Indígenas, explicó que se trata de una tradición tének, que se celebra en cada inicio de siembra y se trata de un ritual donde los indígenas ofrecen a la tierra el corazón de un gallo que aún no haya llegado a la etapa de adulto.

El corazón del gallo, según las tradiciones indígenas significa la pureza.

Los pobladores autóctonos además de bailar la danza del tambor ingresaron a las grutas con velas e inciensos, esto como parte del ritual ofrecido a la tierra.