WASHINGTON.- Donald Trump no desiste.

Sigue obsesionado en la construcción del muro con México y para ello ha pedido al Congreso ocho mil 600 millones de dólares al Congreso en el ejercicio fiscal del año próximo.

Serían recursos con cargo a programas ambientales y a apoyos sociales, en especial de salud, asienta en su propuesta como si deseara continuar su confrontación con el Partido Demócrata.

Es una declaración de intenciones que dañaría severamente a la Agencia del Medio Ambiente y a la salud pública, uno de los estandartes de Barack Obama que Trump se empeña en desmontar.

El reclamo de los ocho mil 600 millones de dólares para la barda que el presidente estadunidense llama de contención de migrantes, asesinos, violadores y narcotraficanrtes va acompañado de más fondos militares.

Estos aumentarían cinco por ciento.

El planteamiento es polémico, pero supone un nuevo encontronazo con los demócratas, con quienes debe llegar a un acuerdo preliminar antes de octubre para evitar otro cierre de gobierno.