CIUDAD DE MÉXICO.- La sociedad civil logró un hoy triunfo parcial sobre el gobierno de Andrés Manuel López Obrador:

Un Tribunal Colegiado de Circuito determinó esta tarde que deben continuar las obras realizadas en Texcoco para el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Si bien el acuerdo es parcial y todavía restan acciones para alcanzar la suspensión definitiva de la justicia, el tema vuelve a resurgir con dos obras en problemas.

Por una parte está la construcción iniciada en la administración pasada, la de Enrique Peña Nieto, y suspendida por decisión unipersonal de su sucesor Andrés Manuel López Obrador.

Y por la otra los problemas que enfrenta la conversión de la Base Aérea Militar de Santa Lucía en un aeropuerto alterno internacional para el Valle de México.

Ambos se encuentran sumidos en líos judiciales.

En el caso del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, hay 147 juicios impulsados por distintos organismos, en especial el colectivo civil #NoMásDerroches

Faltan por desahogarse muchas audiencias, pero de momento no podrá ahogarse en agua decenas de miles de millones de pesos -las cifras varían, según las fuentes- como es deseo de López Obrador.

Precisamente esta semana el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, informó que se tapará con agua la losa de cimentación para ya ahogar definitivamente la magna obra de Peña Nieto.

Pero la instrucción judicial le impide cumplir este propósito.