CASI INDIFERENCIA-. Con poca presencia mediática, -básica rayando en indiferente-, pasó ayer el noventa aniversario del PRI en el que la presidenta Claudia Ruiz Massieu lució vestimenta negra, seguramente como premonición de lo que les espera en las tres elecciones locales próximas.

Y sin más apoyos informativos que la rumorología, siguen apuntados tres aspirantes a la presidencia tricolor, José Narro Robles, Alejandro Moreno Cárdenas e Ivonne Ortega Pacheco.

Si los grados académicos contaran el doctor José Narro Robles se llevaría de calle a los otros dos aspirantes juntos, pues su solidez se evidencia como rector de la UNAM y con especialidad en la prestigiada Universidad de Bimingham en el Reino Unido, además de su eficiencia en el servicio público como titular de la Secretaría de Salud.

La única mujer que ha levantado la mano para competir por la presidencia nacional del PRI es la yucateca Ivonne Ortega Pacheco que a sus 47 años ha sido casi todo en puestos de elección en su municipio y estado, en cargos como alcaldesa, diputada, senadora y gobernadora, con buenos índices de calificación, además de la secretaría general del PRI nacional.

En este momento crítico del tricolor, el representante de la renovación, innovación o como le quiera llamar usted, el más joven de los aspirantes a la presidencia del PRI es el gobernador de Campeche Alejandro Moreno Cárdenas que a sus 44 años también ha sido casi todo, dirigente municipal, estatal y nacional del PRI juvenil y de los mayores, también con buenas calificaciones.

A sus 71 años de edad, el prestigiado José Narro Robles no tiene ningún regateo de la comunidad científica y académica, pero la duda es que si en estos momentos, el PRI, tan urgido de recuperación electoral y clientelar requiera de un dirigente así, o mejor dicho, si los priistas de a pie vean con buenos ojos a un destacado universitario del país. Prestigio le sobra.

No se olvida la sospechosa declinación de Ivonne Ortega en favor de José Antonio Meade para la candidatura presidencial hace aproximadamente un año, cuando días antes pregonaba que lucharía hasta el final por dicha investidura. Ni cuando Meade fue a Yucatán en campaña se le vio a Ivonne en los primeros planos, lo que habla de una operación cicatriz fallida o simulada.

Inesperadamente, en el último mes Alejandro Moreno Cárdenas se empezó a mover en busca de la presidencia nacional del PRI al que conoce por dentro y por fuera, por arriba y por abajo pero quienes conocen los sótanos de los poderes fácticos están seguros que alguien mueve esa cuna, ¿quién será?.

De Ulises y demás mejor ni escribir.