MONTERREY, NL.- El duelo de nóminas se decantó por equipo que mejor domina los nervios.

Este sábado los Tigres de la UANL regresaron el 1-0 de la ida a los Rayados del Monterrey y se calificaron para la final del futbol mexicano.

Fue un juego de estrategia, con dominios alternos, un segundo tiempo rayado pero sin efectividad ante un Nauel Guzmán imponente.

La anotación fue en el primer tiempo, al minuto 42.

Edu Vargas mandó un centro medido a Guido Pizarro, quien desvió de cabeza pero quedó semi noqueado por varios minutos.

Antes del encuentro hubo un homenaje post mortem para Osvaldo Batoclett, estrella de los ochenta y campeón con los universitarios.

Ahora los Tigres están listos para el ganador de Tigres y América, que jugarán el domingo en la ciudad guanajuatense con triple ventaja para los Esmeraldas: son líderes, tienen la localía y llevan tienen un gol a favor de visitante.

Si las Aguilas quisieran eliminarlos, deberán anotar dos goles y no aceptar ninguno.

-¡Vamos a meterla!… -dijo ayer El Piojo Herrera en declaraciones que reprodujimos aquí, en Teléfono Rojo.