Por Eleazar Flores

¿HUMILDAD?-. En su programa de t.v. “Si me dicen no vengo” Joaquín López Dóriga enriquece con nuevos invitados, así unos presuman su larga,  -pero poco productiva-, carrera política y otros se revelen como maestros en eso de la discusión ideológica, que garantiza que repitan.

Pablo Gómez llegó a lo presuntuoso y Aristóteles Núñez ex del SAT, un maestro en la disertación.

Nadie duda del izquierdismo de Pablo Gómez Álvarez ni de ser miembro fundador del PRD al que renunció el 13 de diciembre pasado, bajo cuya bandera subsistió como asambleísta, diputado federal y muchos cargos más, por espacio de varios lustros, con periodos tranquilos pues en sus tiempos se gozaba de super salarios, prestaciones de lujo y más.

De su capacidad nadie duda, como tampoco de la falta de sencillez y sensibilidad en su trato con los demás, sobre hacia personas de otros partidos e ideologías, lo que demostró en demasía en sus intervenciones en el programa del “ticher” López Dóriga.

A cambio, el ex titular del SAT, hoy alto ejecutivo de una empresa privada, en sus pocas intervenciones en el mismo programa “si me dicen no vengo”, demostró maestría en la disertación que sin citar nombres, sus aclaraciones llevaban dedicatoria más que dirigida, por lo que Pablo Gómez se sentió obligado a responder, sólo para acentuar su soberbia más que razón.

MADRUGUETE-. En el estado de México, el gobernador Alfredo del Mazo Maza aprovecha al máximo los 40 días con mayoría priista en la Cámara de Diputados, para meter a la agenda y aprobar “fast track”, reformas delicadas que afectan a empleados públicos de los tres poderes, de los municipios y descentralizados. Diputados de MORENA y PRD se opusieron.

A groso modo, eleva de 60 a 75 años la edad para jubilación y cuando lo haga, el servidor público sólo tendrá derecho a lo que ahorr durante su periodo de trabajo. Esto es lo sustancial de las reformas a la Ley de Seguridad Social que el Instituto de Seguridad Social del estado de México y Municipios, ISSEMYM, se encargará de aplicar.

De los 75 integrantes de la LIX Legislatura, asistieron 58.  De ellos, 39 la aprobaron y 19 votaron en contra, a las que se opusieron en manifestación frente al Congreso más de medio millar de personas.

Otro madruguete del gobierno actual es lograr el refinanciamiento de la deuda pública que asciende a 43 mil millones de pesos, además de autorizar la expedición de Certificados de la Tesorería del estado, para disponer de efectivo siempre.

Asunto aparte fue el de los jubilados a quienes se les racionan medicinas y con mísero aumento.