Juicio político a ex presidentes por delitos graves, plantea el PAN

0
19

CIUDAD DE MÉXICO.- Senadores del PAN buscan modificar la Constitución para que el presidente de la República también pueda ser sujeto de juicio político, así como ser acusado por hechos de corrupción y violaciones a la Constitución Política.

Actualmente el Ejecutivo federal sólo puede ser juzgado por delitos de traición a la patria y otros graves del orden común.

Los panistas Juan Carlos Romero Hicks, Ernesto Ruffo Appel, Francisco Búrquez Valenzuela, Marcela Torres Peimbert y Victor Hermosillo Celada, impulsan una iniciativa para castigar al Primer Mandatario por dichos delitos durante el tiempo de su encargo pero también ampliar el plazo de responsabilidades hasta tres años después de concluido el mandato.

La iniciativa con Proyecto de Decreto reforman los artículos 108, 110 y 111; y deroga el párrafo cuarto del artículo 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de impunidad e inmunidad presidencial.

El documento señala que para poder proceder penalmente contra el Ejecutivo federal, la Cámara de Diputados deberá declarar por mayoría absoluta de sus miembros presentes en sesión si ha de dar o no lugar la procedencia.

En conferencia de prensa, Ruffo Appel consideró que el país debe contar con un marco jurídico constitucional preciso y no simplemente contenga vaguedades que no se prestan a que se instale un efectivo juicio político cuando corresponda.

El artículo 111 constitucional refería a las responsabilidades del Presidente al cual se le otorgaba tratamiento especial, “este marco establece que pueda hacerse un juicio político durante el mandato o durante los siguientes tres años de forma que puedan erigirse responsabilidades en casa de haberlas”.

Para la preparación de esta iniciativa, los panistas realizaron un estudio de la Constitución de otros países, principalmente latinoamericanos.

Sorprendentemente hallaron que las constituciones de Venezuela y Cuba son similares a México en esta materia.

En la Constitución de otros países se precisa cuando la institución presidencial ha sido mal representada.

De esta manera, los hechos de corrupción tolerados o promovidos por el Presidente o cualquier violación a la Constitución y a leyes que de ella emanen puedan ser castigados.

Al presentar la iniciativa en sesión ordinaria de este jueves, el senador Juan Carlos Romero Hicks criticó que en la monarquía imperial, en el viejo México que permanece al Presidente de la República “no se le puede tocar ni con el pétalo de una rosa”.

Quadratín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here