CIUDAD DE MÉXICO. — Luego de que se anunciara el despido de varios empleados y la suspensión de programas del Instituto Mexicano de la Radio (Imer), el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que desconocía dicha situación.

La revisará, prometió, pero a la vez reafirmó que habrá un ajuste a los medios públicos.

En el caso de dicho Instituto, según señalamientos de los afectados, fueron cortados de golpe y porrazo 200 empleados, entre ellos gran parte de reporteros y conductores.

Por ello desaparecerán varias estaciones, diversos programas y las barras informativas.

En su conferencia matutina, el presidente destacó que la situación del Imer, es parte de la austeridad que se realizará en los medios públicos y de la que resaltó que era un asunto de principios y no de cuestión administrativa, ya que la orden fue recortar a los de arriba sin perjudicar a los de abajo.

Agregó que por pago de publicidad se destinaban 10 mil millones de pesos, por lo que se hará una reducción de seis mil millones, los cuales se están entregando en un proceso lento.

López Obrador, declaró que desconocía lo del despido de empleados motivo por el cual se cancelarían varios programas de la estación de radio, pero aseguró que esté problema tendría solución y se respetaría a los trabajadores con función.